El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

  Pago millonario a Edgar Nava por trabajos mínimos

 

El empresario constructor confiesa haber recibido el doble del costo total de la Azumbilla-Tlacotepec, por sólo terminar una obra que ya estaba empezada

 

Efraín Núñez Calderón

 

El constructor Edgar Nava confesó haber recibido 21 millones de pesos para la culminación de la

Cristian Díaz y el constructor Edgar Nava /Fuente: Todopuebla.com

carretera Azumbilla-Tlacotepec de Díaz a pesar de haber realizado un trabajo mínimo, como fue terminar el trabajo inconcluso de las constructoras ANES y DAP y dejar listo un tramo de apenas 13 kilómetros.


En entrevista con Cambio, el llamado “constructor consentido del sexenio” reconoció que la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas (Seduop) le adjudicó de manera directa, sin licitación pública de por medio, la terminación de la carretera, recibiendo para ello el doble del costo inicial de la obra.


No obstante, dijo que en el tramo que construyó no tuvo lugar el accidente en el que la semana pasada fallecieron al menos 32 personas por el deslave de un cerro que sepultó un camión.


Cambio publicó ayer la evidencia de que la presente administración adjudicó de manera directa la conclusión de esta obra a la empresa Esna, de Edgar Nava. Según la Ley de Obra Pública en su artículo 43, esta acción es irregular, pues el monto de la obra es alto. Es decir, sólo se pueden asignar de manera directa las obras que no superen los 302 mil pesos.


Nava señaló que el procedimiento de adjudicación directa se debió a que la actual administración necesitaba construir el tramo que dejaron inconcluso las empresas ANES y DAP, además de que su empresa Esna contaba con una planta de asfalto y se encontraba realizando una carretera en una región cercana del estado de Veracruz:
“Traíamos un contrato con el gobierno del estado de Veracruz, por Córdoba, y al estar ahí instalados, el gobierno entrante —de Mario Marín— necesitaba constructoras que tuvieran plantas de asfalto porque se trataba de una obra que está a cuatro horas de la ciudad y no hay plantas de asfalto caliente. Estábamos concluyendo una carretera en la región de Zongolica y nos piden que entremos a concluir esa obra (…) Fue de manera directa porque era una obra abandonada y con las lluvias se estaban mermando los trabajos realizados, era un crimen que con las lluvias se deslavaran los trabajos ejecutados”, reconoció.
Sin embargo, el constructor se deslindó del accidente al asegurar que éste se registró en un tramo ajeno al que construyó su empresa. Dijo que los trabajos que realizó en la carretera comprenden de la comunidad de Alcomunga y terminan en Eloxochitlán: “construimos del kilómetro 20 + 660 al 34 +760, estamos hablando de 13 kilómetros y la obra ascendió a los 21 millones de pesos.”


Nava confesó que culminó la construcción de apenas 13 de los 60 kilómetros que comprenden la longitud total de la carretera: “En el sexenio de Melquiades Morales seis o siete constructoras participaron en la construcción. Nosotros entramos a construir en 2005 ese tramo que incumplieron.”

 

Esna construcciones, domicilio fantasma


A pesar de que en internet la razón social de la empresa Esna Construcciones se encuentra ubicada en la 29 oriente 812, interior 1, en una inspección realizada por Cambio, se pudo constatar que en dicho edificio no se encuentra ninguna firma con las especificaciones de Esna.


La única empresa constructora que se ubica allí se llama Nabla. En sus oficinas no pudieron dar razón de Edgar Nava. Incluso la recepcionista dijo que en los dos años que lleva trabajando para dicha firma pudo constatar que en el letrero de la entrada se anunciaba Esna Construcciones, sin embargo, nunca se ubicaron en este domicilio las oficinas de la empresa.


Según los datos ubicados en la red, el teléfono de Esna Construcciones es el 2 64 31 49. En dicho número telefónico una señorita aseguró que no se encontraba Edgar Nava, que no tenía hora de llegada y que sus oficinas se ubicaban en el número 25 de la lateral sur de la Recta a Cholula.


Más aún, la razón social de las oficinas de Nava en el número referido no es la de Esna Construcciones, sino la de grupo Gruconsa:
—Buenas tardes, estoy buscando al señor Edgar Nava —dijo el reportero.
—No se encuentra, pero no se si quiera marcarle más al rato o dejar su mensaje (…) No tiene hora para llegar, pero no sé si quiera volver a marcar en la tarde (…) Como a las seis de la tarde —señaló una mujer al teléfono.


—Disculpe, ¿estoy llamando a Esna Construcciones?
—No, a Gruconsa.
—En sus referencias este número aparece como el de Esna Construcciones —se le insistió.
—No señor, está hablando a grupo Gruconsa.


En el número 25 de la lateral sur de la Recta a Cholula, tampoco se encuentran las oficinas de Esna Construcciones. Allí reside la empresa AICO, Almacén para la Industria de la Construcción. Tampoco se pudo localizar en dicho domicilio a Edgar Nava.


Hay que decir que en la entrevista que el constructor concedió a este medio por la vía telefónica aseguró que sus oficinas se encuentran en la lateral del bulevar Atlixco número 23, sin embargo, no pudo aclarar por qué existen tantas referencias falsas para ubicar su domicilio.

 

Publicidad

Versión Online

 

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx