_
Invitado Especal
La Quintacolumna


El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

  Vale va contra los priistas destructores

Dice que podrían ser militantes de otros partidos para "dejarlos mal parados".

 

El dirigente estatal presentará una denuncia penal contra los militantes de su partido que tomaron violentamente su sede, pese a que justificó su actuar bajo el argumento de que era parte de la pasión por los procesos internos

 

Selene Ríos Andraca

El dirigente priista se contradice.   Cambio/ Foto/ Tere Murillo

 

Aunque los destrozos en la sede estatal del PRI son parte de la fortaleza y del júbilo del tricolor, Valentín Meneses Rojas presentará denuncias penales en contra del líder de los rijosos, que el martes golpearon a personal de ese partido y destruyeron puertas, ventanas, muebles y vidrios de las oficinas centrales en represalia a las imposiciones de candidaturas de parte del Comité Directivo Estatal.

 

Si bien dijo que las manifestaciones agresivas eran parte de la pasión priista y parte de su fortaleza como instituto político, Meneses Rojas presumió que los rijosos que tomaron el tricolor podrían ser militantes de otros partidos políticos para “dejarnos mal parados”.

 

El líder del tricolor negó que él y Roberto Marín Torres, secretario de Organización y hermano del gobernador Mario Marín, estén imponiendo candidatos en los municipios, como ayer acusaron y demostraron los quejosos. En boca propia, Meneses dijo que está actuando de manera democrática para que su partido gane la contienda electoral del 11 de noviembre.

 

El hecho de que la Dirigencia Estatal se haya doblado ante las presiones de los 300 militantes que asaltaron el PRI, obedece a la sensibilidad de los dirigentes y a su disposición de hacer consensos, justificó Meneses. 

 

Entrevistado en el hotel Holliday Inn, Valentín Meneses advirtió que la denuncia penal será en contra de David Archundia, líder del municipio de Tlacotepec de Benito Juárez, que supuestamente acarreó a la gente de su comunidad para armar el zafarrancho del martes pasado.

 

Pese a que el edificio central del tricolor fue tomado por militantes inconformes oriundos de Tlacotepec, Yehualtepec, San José Chiapa y Tlatlauquitepec, Meneses rechazó que su partido haya sido secuestrado, al tiempo de justificar la presencia de granaderos en las puertas del inmueble. 

 

Según el líder del tricolor en el estado, los granaderos que custodian las puertas del edificio son parte de la estrategia del PRI “para evitar que se lesionen las personas, ya que llegan de manera agresiva y violenta. Para preservar la integridad física de ellos y del personal”.

 

En la lógica del Valentín Meneses, el tricolor permite el desorden pero “con orden”, y que “este tipo de manifestaciones nos dan gusto, pero que no lleguen al extremo.

La dirigencia del partido es sensible y procuraremos que donde hay inconformidad abriremos la consulta a la base. Tenemos 12 municipios con problemas.” Cuando el PRI eligió el método de designación de abanderados, Meneses justificó las candidaturas de unidad y la convención de delegados, bajo el argumento de que la consulta a la base dejaba demasiadas fracturas internas que perjudicaban al tricolor en la contienda constitucional.

Al preguntarle si el método les había fallado, el dirigente estatal señaló que el tricolor sólo tiene 12 conflictos en 217 municipios, de los que ya tienen definidas 96 candidaturas para la elección de noviembre próximo.

 

Empero, Meneses consideró que el ex partidazo deberá aprender de sus errores, amén de reconocer que el proceso de las encuestas es poco transparente para evitar que su militancia se altere y se manifieste contra las decisiones del PRI.

 

La docena de municipios con conflictos internos en el PRI son San Pedro y San Andrés Cholula, Palmar de Bravo, Quechulac, Tlacotepec, Tlaxco, Atempan, Yehualtepec, Tlatlauquitepec, Tehuacán, Chichiquila y San Martín Texmelucan. —¿Se les salió del control? — e le preguntó al líder priista, quien casualmente llegó al hotel citadino donde se encontraban todos los medios de comunicación.—Es la efervescencia clásica. A nadie le gusta perder. Los segundos y terceros lugares piden la apertura. El método de candidato de unidad ha funcionado, sólo son 12 problemas de 217 municipios. Queremos apertura, juego democrático entre ellos.

—¿No teme el PRI que se filtre gente?

—Claro, a río revuelto ganancia en los pescadores. Puedo asegurar que muchos de los que ejercieron violencia es gente infiltrada de otros partidos políticos para dejarnos mal.

—¿Quedó mal tu partido?

—No diría eso.

—¿Cómo queda la dirigencia ya que están cediendo?

—Forma parte del juego político, de los consensos. Establecer un mecanismo de conciliación, ellos buscan mecanismos para permanecer en el juego y la única forma es que nosotros los escuchemos.

—¿Esperan desbandadas?

—No creo, esto tiene que ser una fortaleza, porque en vez de irse pelean por su espacio. Por eso he pedido a alcaldes, a las comisiones internas, a las dirigencias municipales, que no metan la mano.

—¿Cómo les afecta?

—Tenemos que aprender. Esto de las encuestas ha causado un poco de molestia, entonces tenemos que buscar otros esquemas para dar certeza y transparencia a nuestros procesos.

 

 

 

 

Publicidad

Versión Online

 

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx