_
Invitado Especal
La Quintacolumna


El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

  Retienen appistas a 2 militares

 

Virgilio Sánchez / Agencia Reforma 

Un gran operativo cuidó los alrededores del Cerro del Fortín, donde se llevó a cabo la Guelaguetza ·Cambio Foto / Ulises Ruiz

 

La Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) y la sección 22 del SNTE rompieron el acuerdo de la movilización pacífica y retomaron las viejas prácticas, al retener a dos militares.
A pesar de los cuidados, algunos manifestantes evadieron el cerco de seguridad interno y actuaron de manera libre y violenta.


En la marcha, dos militares de la 28 zona militar fueron retenidos y obligados a caminar descalzos la mitad del trayecto de la movilización.


Y al terminar, jóvenes appistas apedrearon dos camiones en que viajaban bailarines de la Guelaguetza "oficial". Un vehículo particular resultó afectado.


Los inconformes aseguraron que Guillermo López, cabo de Infantería adscrito a la base militar del municipio de Matías Romero, y Adeladio Morales, soldado de Infantería adscrito a la base del municipio de Pinotepa Nacional, habían detenido en las cercanías de una tienda de autoservicio a Manuel Coronel, activista de la APPO y miembro de la comisión de seguridad.


"Sí somos soldados, pero nosotros venimos a comprar loseta para la construcción de un piso de una vivienda que está en el área residencial de la zona (militar)", explicó López Espinosa a sus captores.
El militar, vestido de civil al igual que su compañero, sacó de entre sus ropas un pedazo de piso amarillo con blanco y una hoja de papel con el presupuesto de la obra, para comprobar su dicho.


Los appistas y maestros respondieron con empujones, y por momentos con golpes en la nuca. Los atrincheraron contra una pared y los cuestionaron durante cinco minutos.


"Quémelos", "vamos a lincharlos", gritaron algunos manifestantes.


Enseguida, Guillermo y Adeladio fueron descalzados e incorporados a la marcha, para ser entregados una hora más tarde a una ambulancia de la Cruz Roja que acudió por los detenidos en las cercanías del zócalo de esta ciudad.


Ezequiel Rosales Carreño, líder de los profesores en la entidad, negó que la ausencia de los manifestantes en las inmediaciones del cerro donde se presentó la fiesta étnica, estuviera negociada, tal y como lo afirmó Ruiz.


"No hemos tenido ninguna plática, ninguna mesa, no hemos tenido ninguna plática con él (Ruiz) ni con el Gobierno federal", dijo.


"El boicot lo hicieron ellos mismos, y el bloqueo a la fiestas, con los retenes, el cerco policiaco y los acarreados que llevaron para llenar el auditorio", expresó el dirigente

 

 

Publicidad

Versión Online

 

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx