Revelan Frida fotógrafa

Una selección de los más de 34 mil dibujos y documentos hallados se expondrá en la Casa Azul


Sergio R. Blanco / Agencia Reforma /

 

Dos fotografías firmadas al reverso por Frida Kahlo en abril de 1929 constituyen una de las grandes revelaciones de los archivos que permanecieron sellados durante medio siglo en la Casa Azul, la que fuera residencia de la artista.
Ambas composiciones en blanco y negro —las únicas conocidas con la rúbrica de la pintora—, son la prueba de que Frida fue fotógrafa, un hecho desconocido hasta ahora.
Las imágenes fueron tomadas apenas cuatro meses antes de que la artista, entonces de 21 años de edad, contrajera matrimonio con Diego Rivera el 21 de agosto de 1929.
"Es una gran revelación histórica, emociona profundamente en este centenario que estamos celebrando de Frida", consideró en entrevista Ricardo Pérez Escamilla, curador de la exposición Tesoros de la Casa Azul. Frida y Diego, que se inaugurará la noche del 5 de julio en el Museo Frida Kahlo, con una selección de los documentos y objetos hallados.
El descubrimiento abre una nueva línea de investigación para los estudiosos del legado de Kahlo, pero no será el único, avanza Pérez Escamilla, dado que los 34 mil 761 documentos y objetos encontrados, entre cartas, fotografías, dibujos, bocetos, recortes de prensa, carteles, vestidos y medicinas son un corpus que redondea e incluso contradice lo dicho hasta ahora sobre Frida y Diego Rivera.
Una de las fotografías de Kahlo, en plata sobre gelatina, retrata a una muñeca de trapo en un primer plano atravesado por un caballo de juguete que tira de un carro de madera.
Por la relación de la obra de la pintora con su biografía, es probable que la imagen aluda al accidente que sufrió el 17 de septiembre de 1925, cuando viajaba en autobús, que le acarreó graves heridas cuyas secuelas sufrió toda su vida.
La otra fotografía es una composición con un martillo de madera, un cepillo de carpintero y una prensa colocados geométricamente en un espacio interior, que evocan quizá los símbolos del Partido Comunista, al que entonces pertenecía.
Aunque es sabido que la influencia de su padre Guillermo Kahlo —fotógrafo del Porfiriato— contribuyó a desarrollar su sensibilidad visual, nunca antes se habían hallado documentos que demostraran que la pintora también llevó su lenguaje estético al plano fotográfico. Los encuadres, la composición y los equilibrios de objetos, luces y sombras de ambas composiciones muestran un gran lirismo.
El acervo dado a conocer ayer había permanecido guardado en cómodas, cajones y en un baño de la Casa Azul, protegido por sellos y candados que contenían flejes del Banco de México y firmas de Dolores Olmedo, Alfonso Quiroz Cuarón y Carlos Pellicer, quienes entonces formaban parte del fideicomiso que fundó Rivera, el cual actualmente administra el Banco de México.
En 1957, poco antes de su muerte, el muralista pidió a Olmedo que se encargara de mantener selladas durante 15 años las más de 30 cajas de su archivo.
Carlos Phillips Olmedo, titular del fideicomiso y director de los museos Frida Kahlo, Diego Rivera Anahuacalli y Dolores Olmedo, explicó que su madre decidió que los archivos no se abrirían hasta su muerte —ocurrida en 2002, 45 años después—, quizá para proteger al matrimonio del posible hallazgo de documentos políticamente comprometedores.
"Es un tesoro que no ha sido hecho público. Se trata de un descubrimiento", dijo Phillips Olmedo.
Todas las piezas fueron catalogadas con el auspicio de la asociación civil Apoyo al Desarrollo de Acervos y Bibliotecas de México (ADABI), que invirtió tres años y casi 600 mil pesos en la limpieza, clasificación y digitalización del acervo, con ayuda del personal del Museo Frida Kahlo.
Tesoros de la Casa Azul. Frida y Diego, que se abrirá la víspera del centenario de Kahlo, desplegará en cinco salas una selección representativa de las joyas documentales y artísticas encontradas, entre las que destacan los estarcidos del primer mural de Rivera, La creación (1921-1922), y cartas y dibujos inéditos de la pintora.
Hilda Trujillo, directora del Museo Frida Kahlo o Casa Azul, informó que el archivo digitalizado estará abierto para consulta académica en el museo Anahuacalli a partir de septiembre.

TABLA
Un gran tesoro
El archivo de Diego Rivera está integrado por 34 mil 761 piezas, entre los que figuran 5 mil 387 fotografías y 179 vestidos y corsés de Frida Kahlo. Además:

22 mil 105 documentos y cartas
212 dibujos y calcas de Rivera
102 dibujos, collages y bocetos de Frida
3 mil 874 revistas


 
 
Todos los Columnistas