Aspira atletismo mexicano quinto lugar en Río

Esperan en Río de Janeiro alcanzar 11 podios, dos menos que en Santo Domingo 2003


Adrián Basilio / Agencia Reforma


Al decir que sólo 11 atletas pueden pelear podio y aspirar así al quinto lugar por países en la disciplina, Mariano Lara, titular de la Federación Mexicana de Atletismo, dejó claro que será difícil mejorar la tercer posición obtenida en Santo Domingo 2003, cuando se consiguieron 13 preseas, seis de ellas doradas.
Tras dar a conocer la lista de 35 exponentes de pista y campo que entregó a la Jefatura de la Delegación, el federativo no sólo evitó dar pronósticos de color de las preseas, tampoco mencionó los nombres de esos 11 seleccionados y, ante la insistencia de los medios, abandonó el lugar donde los citó.

¿Esa expectativa implica un retroceso respecto a Santo Domingo..?
"Nunca dije retroceso, no pongan palabras en mi boca. Aquí sólo veníamos a entregarles la relación de atletas", interrumpió molesto el federativo quien trató de justificarse al decir que la conferencia sólo era para presentar al equipo.
En la lista aparece el andarín Erick Guevara, quien no compitió en La Coruña como se le había sugerido para mejorar su marca en los 20 kilómetros, sino en Alemania.
"No quiero caer el polémicas. La asistencia de Erick es una decisión tomada y esperamos una actuación destacada de él, ubicarse entre los seis primeros. Esperamos estar entre los cinco o seis mejores del atletismo de los Juegos (de Río)", había dicho Lara minutos antes.
También figuran cinco exponentes de pista y campo que no cumplen con la marca requerida por el Comité Organizador, pero que fueron contemplados por "su edad y perspectivas". Ahora sólo falta la decisión de la Jefatura.
Entrevistado por separado, el Jefe de Misión, Jesús Moreno, advirtió que analizarán cada uno de esos casos y también lamentó no haber sido tajante en los criterios de clasificación de la marcha.
"Este joven (Guevara) debe ir porque cumple con los criterios. Ahí cometí un error, debí haber sido más estricto y poner en el documento que La Coruña era la última oportunidad", reconoció Moreno.


 
 
Todos los Columnistas