Dan en Corte revés al IFE

 

Desechan ministros controversia promovida por órgano electoral contra Cámara baja


Víctor Fuentes / Agencia Reforma /

 

 

La Suprema Corte desechó ayer la controversia que el el IFE promovió en febrero pasado contra la Cámara de Diputados.
El instituto impugnó un artículo del Presupuesto de Egresos que le prohíbe reducir las prerrogativas de los partidos si hace ajustes al gasto.
Por 6 votos contra 5, la Corte resolvió que los órganos autónomos, como el IFE, no pueden presentar controversias constitucionales, pues la Carta Magna sólo da este derecho a los Poderes (Ejecutivo y Legislativo federal y estatales, y Judicial a nivel estatal), los municipios y los órganos de gobierno del DF.
El debate fue uno de los más relevantes de los últimos años para la Corte, pues marcó los límites de este tribunal para otorgarse a sí mismo, por vía de interpretación, facultades que no están previstas expresamente en la Constitución.
La demanda del IFE fue admitida a trámite por el ministro José de Jesús Gudiño el pasado 13 febrero. La Cámara baja respondió con un recurso de reclamación, que ayer revisó el pleno de la Corte.
La mayoría advirtió que legitimar a los órganos autónomos hubiera sido "un acto de prepotencia" y "una reforma del Estado por la puerta falsa", pues el artículo 105 de la Constitución es limitativo en cuanto a quiénes pueden promover controversias.
Con la interpretación de la minoría hubieran podido acudir a la Corte, además del IFE, el Banco de México, la CNDH, el INEGI, las universidades autónomas e incluso los tribunales contenciosos y agrarios, pues todos aparecen en la Constitución.
A partir de septiembre de 2006 la CNDH y sus similares de los estados pueden promover ante la Corte acciones de inconstitucionalidad contra leyes violatorias de los derechos humanos, pero la controversia es un recurso distinto y más amplio en sus alcances.
El ministro presidente, Guillermo Ortiz, consideró que esta reforma fue una manifestación "inequívoca" de que el Constituyente no quiso darle a los órganos autónomos la facultad de promover controversias.
"Estoy consciente de que el IFE es un órgano autónomo, que su actuación es trascendente para el Estado mexicano, pero yo no veo cómo darle cabida en las distintas hipótesis de controversia constitucional", dijo.
"Si el poder reformador de la Constitución ha ido más allá de los Poderes tradicionales creando órganos autónomos que desarrollan actividades trascendentales para el Estado, como la materia electoral, su funcionamiento está inspirado en principio de división de Poderes", afirmó Genaro Góngora, autor del proyecto que fue rechazado.
Góngora se trabó en un debate con los ministros Salvador Aguirre y Mariano Azuela, los más fieros opositores de su proyecto, tratando de exhibir los cambios de opinión que han tenido sus colegas sobre este tema.
"En aquel entonces al ministro Azuela le gustaba adoptar posturas simpáticas, como calificó ayer a las mías. Que lástima que ya no lo hace", dijo Góngora, en referencia a comentarios que Azuela hizo en 1999.

 

Cuadro/ Así votaron los ministros
¿Pueden los órganos autónomos promover controversias constitucionales?

No pueden
--Guillermo Ortiz
--Margarita Luna
--Mariano Azuela
--Sergio Valls
--Salvador Aguirre
--Fernando Franco

Sí pueden
--Genaro Góngora
--José Ramón Cossío
--Juan Silva Meza
--Olga Sánchez
--José de Jesús Gudiño

 


 
 
Todos los Columnistas