Hay que exaltar valentía de niños: Alfonso Cuarón

Titulan desplegado: 'Había una vez... un pederasta protegido por el Gobernador"


Silvia Garduño / Agencia Reforma

 

/ Alfonso Cuarón evita hacer paralelismos entre sus producciones cinematográficas --Los Niños del Hombre, la más reciente-- cuando habla del movimiento civil al que se ha sumado, a favor de los derechos de los niños, en contra de la pederastia, la prostitución y la pornografía infantil.
"Había una vez un pederasta que estaba protegido por el Gobernador de Puebla, que estaba protegido por sus muy poderosos amigos", es la frase que titula el desplegado que el cineasta mexicano firmó esta semana, junto con más de mil 500 personas, entre ellas Sean Penn, Clive Owen, Gael García, Diego Luna y Salma Hayek.
También lo firmaron sus amigos Luis Mandoki, Alejandro González Iñárritu y Guillermo del Toro, además de académicos y literatos como Noam Chomsky, Carlos Monsiváis, Elena Poniatowska, Denise Dresser y Sergio Aguayo.
"Me ha tocado ser uno de los voceros, pero esto es un movimiento que está creando mucha gente, y lo importante de estos movimientos es que no hay protagonismos, no hay líderes", dice en entrevista para REFORMA.


Si hay que exaltar a alguien, afirma, es a los niños valientes que se atrevieron a denunciar, y a Lydia Cacho, quien estuvo dispuesta a arriesgar su vida para denunciar el sufrimiento de los menores.
El despegado, explica, es un escaparate, muy de sombrerazo, muy a la mexicana, pero que también expone las fisuras mundiales sobre la explotación sexual infantil.


"Estamos hablando de algo mucho más profundo, delicado y doloroso. Estamos hablando de niños, estamos hablando de abuso a niños, estamos hablando de prostitución de niños, de pornografía de niños", describe.


Los niños, reconoce, son los grandes maestros, los que remiten a los adultos a sus sueños más puros.
"Tengo tres hijos, uno que ha crecido, yo creo que su sabiduría infantil me salvó la vida. Ahora tengo dos pequeñines que son mi motor y una vez más, son ese oasis de pureza", advierte.
Para Cuarón, la complicidad entre el empresario textilero Kamel Nacif, y el Gobernador poblano, Mario Marín, para proteger al pederasta Succar Kuri, es llevar la impunidad a su extremo máximo.
"Lo triste, lo impresionante de este caso, es que estamos hablando de niños, estamos hablando de utilizar la impunidad en el poder para agredir a lo más vulnerable y puro.
"Es un ejercicio del poder llevado a su extremo máximo, un ejercicio de impunidad", señala.
Es una metáfora perfecta, dice, de la manera en que la justicia se aplica en México.
"Es un caso de pederastas, es un caso de Gobernadores, pero a muchos otros niveles, con distintos personajes, caras y máscaras, lo mismo sucede todos los días", advierte.
Si el fallo de la Suprema Corte es llevar a juicio político a Marín, advierte, no quiere decir que aquí termina el asunto, pues la recomendación del Máximo Tribunal va a ser parte de un largo proceso, que va exponer más fisuras del sistema.
El abuso infantil, refiere, sigue siendo un asunto que aunque parece extremo, es más común de lo que se piensa.
"El mayor porcentaje de este abuso infantil sucede en las familias, es un tema muy incómodo que a la gente le cuesta mucho discutir", señala.
La sociedad civil y los medios de comunicación responsables, dice, pueden generar las transformaciones que han sido negadas por situaciones "seudodemocráticas" que están al servicio de la impunidad.
"La democracia fue violada, asesinada, y ahora lo tenemos como el cadáver de Lenin en formol, donde la gente va a observarla y a pensar que todavía existe", manifiesta.
En ese sentido, dice, hay que aplaudir al Ministro Juan Silva Meza, quien recopiló toda la información en torno al caso Lydia Cacho.


"Tenemos mucha fe, mucha confianza en la sabiduría de los Ministros, va a definir mucho", advierte.
Cuarón dice que quien quiera sumarse al movimiento puede darse de alta al mandar un correo electrónico a [email protected]


 
 
Todos los Columnistas