En riesgo terminación del Hospital General


Apela Morales Flores al Todopoderoso para que no suceda


Leticia Ánimas Vargas / Huauchinango / Corresponsal

 

 

Hasta al “todopoderoso” se encomendó el secretario de Salud en el estado, Roberto Morales Flores, con la finalidad de conjurar el riesgo de que se detengan las obras de construcción del Hospital General de Huauchinango, por falta de pago a la empresa encargada de la edificación.


Tras recibir la queja del constructor, de que al momento se le adeudan más de 4 millones de pesos por avance de la obra del Hospital General que debió haberse concluido desde noviembre de 2004, Morales Flores solicitó al subsecretario de egresos de la Secretaría de Finanzas, David Villa Issa, le informara “dónde están los recursos” para el pago.


La historia de la construcción del Hospital General podría contarse por las ocasiones en que ha tenido que pararse. Su edificación inició en octubre de 2003 y debía entregarse un año más tarde, es una obra con financiamiento tripartita, el municipio, el estado y la federación contribuirían cada uno con 14 millones 600 mil pesos. Se sabe que los recursos correspondientes al municipio de Huauchinango fueron descontados de la partida del año 2005, que el gobierno federal entregó su parte, pero no se conoce qué sucedió con los recursos del estado de Puebla.


De la fecha proyectada para entrega de la obra han transcurrido casi 3 años y el avance es de apenas el 60 por ciento; en cambio los recursos que tendría que pagar el gobierno estatal se incrementaron a 17 millones de pesos más IVA.
Durante su recorrido por las obras hospitalarias, Morales Flores fue informado por el ingeniero de Conservación de las mismas, que está a punto de pararse una vez más, por la falta de pago de poco más de 4 millones de pesos que, de acuerdo con el secretario de Salud, ya están etiquetados y aseguró que la construcción no va a detenerse.
“No se va a para la obra. Le pedimos al Todopoderoso que así sea”, imploró tras comunicarse con Villa Issa para destrabar el flujo de dinero.
Con esta historia, se entiende que Morales Flores apele a fuerzas más allá de las humanas, para que en agosto próximo, como ayer lo anunció, se inaugure el nosocomio que tendrá capacidad para treinta camas y será considerado como de segundo nivel

 

 


 
 
Todos los Columnistas