Inaugura Pacheco lujosas instalaciones

 

Enrique Doger y funcionarios estatales no fueron invitados; acude Marín y Zavala

 

Héctor Hugo Cruz Salazar

 

El líder del sindicato de trabajadores del Ayuntamiento de Puebla, Israel Pacheco Velázquez, inauguró ayer, junto con el gobernador Mario Marín Torres y el secretario de Gobernación estatal, Javier López Zavala, las nuevas instalaciones de su gremio ubicadas en la 24 sur, a un costado del Parque Ecológico.
Pacheco Velázquez cumplió su amenaza y no invitó ni al alcalde Enrique Doger, ni a algún funcionario municipal, pese a que el Ayuntamiento primero le donó al sindicato el predio y el inmueble donde están sus oficinas gremiales, y aportó más de dos millones de pesos para la “dignificación” del lugar.
Cabe decir que las nuevas oficinas de Israel Pacheco son más lujosas que las pertenecientes a los secretarios municipales. En la oficina del secretario general del sindicato, justo arriba de su silla ejecutiva hay una fotografía del mandatario, la misma que adorna todas las dependencias estatales; además de una pintura de Benito Juárez.
Los sillones de Pacheco son de piel, unos de color negro y otros blanco. Por supuesto que ahí la “dignificación” pasó a convertirse en “exceso” por lo oneroso que resulta la oficina del este líder, quien además aprovechó la ocasión para promocionar su reelección como líder.
De los siete millones de pesos invertidos, el 50 por ciento los aportó el Gobierno del estado; dos millones, el Ayuntamiento de Puebla; y el resto salió de aportaciones de los sindicalizados, a quienes no se les tomó en cuenta y simplemente se les obligó a votar a favor del gasto en una de las asambleas a modo que realiza Pacheco desde la época de Luis Paredes Moctezuma.

Durante el acto, Pacheco Velázquez promovió su reelección con el objetivo de continuar al frente de la Secretaría General, y se autoalabó durante todo el discurso al decir lo mucho que ha realiza por los trabajadores, como si tratara de justificar que merecía tener unas oficinas dignas de cualquier ejecutivo, aunque de medio pelo.

 

 


 
 
Todos los Columnistas