Mis amigos me hacían burla con Kamel: Ehlinger

 

Karla Espinoza

 

Jorge Ehlinger Coghlan es controvertido por su manera de expresarse; además, sólo conoce a tres hombres que no digan malas palabras. Inclusive hasta sus amigos le hicieron burla diciéndole “Kamel”. Pero no. El presidente del Comité Municipal del PAN no es ni hosco, ni enojón. Pero eso sí, es derecho y cumple lo que promete. Por eso trata de ser lo menos político que se pueda. “Es decir, tiendo a no darle el avión a la gente, sino hablar fuerte y a decir las cosas francamente, y hablar con la verdad. Y eso desde luego a mucha gente no le gusta”.

 

Karla Espinoza (KE): ¿Quién era Jorge Ehlinger antes de ser presidente del Comité Municipal del PAN?
Jorge Ehlinger (JE): Jorge Ehlinger. (Risas).
KE: Bueno, pero ¿qué hacía?
JE: Siempre he estado en el PAN; nazco en el PAN, de hecho mi abuelo fundó este partido en Puebla. Adolfo Coghlan fue el primer presidente del partido.
KE: ¿Qué significa para usted ser panista?
JE: Creo que es tratar de hacer un México mejor, más justo, más humano. Venido de un sistema que se ha dedicado a fabricar pobres en México al por mayor, y estamos sufriendo las consecuencias de todo eso.
KE: ¿A qué se dedica?
JE: He tenido varias fases. La primera fue manejar un negocio de mi familia a los 17 años, que se llama Combustibles Coghlan, y todavía existe. Después, lo que hago es dedicarme a construir casas en un momento en el que la construcción de casas era un buen negocio aquí en Puebla. Luego fundo un negocio de autos usados junto con mi hermano; además de las tintorerías Lavatronik aquí en Puebla. Me fascina lo bursátil.
KE: ¿Y la entrada de lleno en la política cómo se da?
JE: Pues en los años setenta más o menos, cuando empiezo a actuar en la política, pero la manera de influir en aquellos tiempos no era como los de hoy, sino era por medio de los organismos empresariales. Después de haber impulsado a la Iniciativa Privada, de impulsar a México, dije: ‘por aquí no es’, y había que meterse de lleno a los partidos.
KE: ¿Por eso se asocia mucho el PAN con la Iniciativa Privada?
JE: Eso es algo que no entiendo. (Risas). Durante muchos años en México, el PRI siempre les echó la culpa a los empresarios por el mal gobierno que hacían. Y el PAN no es de la Iniciativa Privada, eso es mentira. Si ves nuestro padrón, (constatas) que el PAN es muy parecido a lo que es México: la mitad son muy pobres; hay otra buena mayoría quienes tienen una profesión; y unos muy pocos quienes pertenecen a los empresarios o que tienen dinero.
KE: ¿Cuál consideras que es tu estilo como político?
JE: Pues soy lo menos político que hay. Es decir, tiendo a no darle el avión a la gente, sino hablar fuerte y decir las cosas francamente, y hablar con la verdad. Eso desde luego a mucha gente no le gusta. Eso ha hecho que en el PAN sea una persona muy independiente y no pertenezca a ningún grupo, y al mismo tiempo esa independencia y esa forma de ser hace que no me pelee con nadie, y soy objetivo.
KE: ¿El ser tan derecho y tan franco te trajo problemas con la famosa conversación?
JE: No, eso no, porque ahí lo que llama la atención es como me expreso en un lenguaje muy común entre amigos. He conocido en mi vida no más tres señores que no usen malas palabras. Me disculpé con las damas, y además, hoy existen muchas amas que usan malas palabras. Lo que dije ahí, ya lo había dicho aquí para que los miembros activos sepan cuál es la situación del PAN, y lo he dicho más fuerte, y todavía (hay) cosas más graves.
KE: ¿Te arrepientes de algo?
JE: De muchas cosas. (Risas).
KE: Dime tres…
JE: Ojalá nomás fueran tres.
KE: ¿Ahora, como presidente del PAN municipal, qué ofreces?
JE: Ofrecí tres cosas nada más. Una, organizar al partido para que se fortaleciera. Dos, ganar el próximo proceso electoral, y lo estamos haciendo y lo vamos a ganar. Y tres, arreglar las instalaciones del partido.
KE: ¿Y es más fácil tomar al PAN en esta situación? Porque el PRI la tiene más difícil.
JE: Bueno, si así te parece, así tienes razón. Sí  es más fácil, pero no le quita que es mucho trabajo.
KE: ¿Te ha traído enemigos el ser imparcial, y más con tantos subgrupos?
JE: Mira, cualquier puesto de éstos, en el que tomes decisiones, te va a traer dificultades. Cuando fui diputado eso me trajo problemas con muchos de mi bancada, porque yo sí trabajaba. Me pagaban en el Congreso, y tenía que hacer todo mi trabajo y también tenía que hace más porque muchos de mis compañeros no hacían su trabajo. Salí del Congreso, pedí licencia precisamente por una cuestión de principios en aquel entonces. Te puedo decir una cosa: los priistas me hicieron dos desayunos para pedirme que no me fuera, a pesar de que los golpeaba en cada sesión, pero me dijeron que creían que haría falta: “porque pocas personas razonan y dan una buena argumentación para decirnos lo que nos dicen”. Y los panistas ni siquiera me dijeron nada.
KE: No entendí. Te querías ir por cuestiones de principios, ¿pues qué pasó?
JE: No, eso no te lo puedo decir. Sólo que la razón por la que falló a mi servicio de legislador fue por una razón de principios.
KE: ¿Con quién estabas, quiénes eran tus compañeros?
JE: El líder de la bancada del PRI era Carlos Palafox, y por el PAN, que ha sido la bancada más grande que ha tenido Puebla (…)
KE: ¿Qué te pone nervioso?
JE: Muchas cosas. Vaya, tiendo a tener calma, pero me pongo nervioso cuando no puedo controlar el riesgo. Llevo viviendo 30 años en riesgo, por lo de los mercados, y lo bursátil. Pero cuando no tengo el control de lo que estoy haciendo, es cuando me pongo nervioso.
KE: ¿Qué carácter tienes?
JE: Muchas personas creen que soy una persona muy hosca, bueno, es la imagen que doy. Pero todo aquél que trabaja conmigo sabe que no lo soy.
KE: ¿Cuál es su más grande virtud?
JE: Creo que siempre cumplo mi palabra.
KE: ¿Tu peor defecto?
JE: Fumar.
KE: ¿Cuántos cigarros fumas al día?
JE: Entre 30 y 40.
KE: ¡Es mucho! ¿Desde cuándo fumas?
JE: Desde los 25 más o menos.
KE: ¿Has intentado dejarlo?
JE: Sí.
KE: ¿Y pudiste?
JE: Lo dejé por razones médicas. Me dijeron tres meses. Y a las 12 de la noche y un segundo prendí un cigarro. (Risas).
KE: ¿Qué te hace carcajearte?
JE: Cualquier cosa. No soy una persona complicada.
KE: ¿Que es lo qué nunca van a decir de ti?
JE: Que nunca cumplí mi palabra. Podrán decir muchas cosas, malinterpretarán otras, pero nunca van a decir que no cumplí mi palabra.
KE: ¿Qué es la política para ti?
JE: No es mi vida la política; estoy en ella porque siento el compromiso, y jamás he buscado un puesto ni lo buscaré. Cuando me lo han pedido y se ha podido, lo he hecho y lo haré.
KE: ¿A qué le tienes miedo?
JE: A las serpientes, les tengo un pánico. Pero también le tengo miedo a fallar.
KE: ¿Cuál es tu mayor afición?
JE: El golf.
KE: ¿Cuánto tienes de handicap?
JE: Ahorita ya ando en siete.
KE: ¿Cuánto fue lo menos que llegaste a tener?
JE: Cero.
KE: ¿A poco ? ¡Súper bien! ¿Y has participado en torneos y has ganado?
JE: Sí, varios.
KE: ¿Reconoces ser mal hablado?

JE: Nomás en un ambiente de amigos. Incluso, mis amigos se sorprendieron y me dijeron: “Es que tú no hablas así”. Pero mis amigos sí me bromeaban y me decían “mi Kamel”, me hacían burla, pero con cariño y respeto.

 


 
 
Todos los Columnistas