Acusan de chantaje a reportero de Intolerancia

 

Alejandro Camacho extorsionó, supuestamente, a los dueños del bar L’Estanzia


Zeus Munive Rivera

 

Carlos Alberto Toriz Morales, dueño del restaurante-bar L’Estanzia, presentó una constancia de hechos ante la Procuraduría General de Justicia (PGJ) —desde el 24 de agosto del 2006— contra el reportero del diario Intolerancia, Alejandro Camacho Fierro, por haberlos supuestamente chantajeado y extorsionado. Según la querella, el reportero le exigió al propietario tres mil pesos mensuales a cambio de que el Ayuntamiento lo dejara trabajar hasta las tres de la mañana, de lo contrario, amenazó con el cierre del local.
Cabe resaltar que desde hace más de una semana el reportero ha iniciado una serie de investigaciones periodísticas en las que señala que el propietario de L’Estanzia está ligado a tráfico de influencias por parte del contralor municipal Eugenio Mora Salgado, pues el antro, según Camacho, carece de permisos, ha violado el Reglamento de Bares y Cantinas, además de que cierra más tarde de lo estipulado.
En entrevista para Cambio, el propietario de L’Estanzia dijo que a Alejandro Camacho lo conoce desde hace varios años —son vecinos—, y que desde hace meses llegó a su bar para pedir que le diera tres mil pesos al mes.
La constancia de hechos viene en estos términos:
“El día domingo 20 de agosto, como a las 2 de la tarde, llegó el señor Alejandro Camacho al establecimiento denominado L’Estanzia, en el cual se venden tacos con cerveza, y el señor antes citado le preguntó al encargado del lugar quiénes eran los dueños y que nos llamara. Al presentarme, le dije que yo era el representante, y al mismo tiempo se presentaron mis dos socios de nombres Jorge Robledo Domínguez y Gerardo Vélez Muñoz. En ese momento, se presentó como Alejandro Camacho y dijo que era vecino de la colonia (…) mencionó que era reportero de Intolerancia, medio de comunicación, y que por lo tanto tenía muchas influencias y nos dijo: ‘Al grano, sé que venden cerveza y abren de 12 a 9 de la noche, como lo dice en la puerta. Yo puedo hacer que cierren hasta las tres de la mañana y nadie les hará nada (…) Yo conozco gente en el Ayuntamiento porque estoy comisionado como reportero en el Palacio Municipal, denme tres mil pesos mensuales y nada les va a pasar’. Como le dijimos que no era necesario su apoyo, ya que el establecimiento cuenta con todos los documentos legalmente autorizados, nos dijo: ‘Bueno, luego no se quejen si los cierran. Les voy a mandar al Ayuntamiento para que les cierren, y si de veras tienen documentos les voy a escribir notas en su contra, y contra los que no les quieran cerrar (...) Así se van a sentir comprometidos a clausurarlos, y además voy a mover a los vecinos para que presenten quejas en su agravio’.
“Le dijimos que hiciera lo que fuera, y nos mencionó que nos daba una semana para pensarlo, si no nos atendríamos a las consecuencias”.
En entrevista, los denunciantes señalaron que Alejandro Camacho se ha hecho pasar como el líder de la colonia y ha tratado de movilizar a los vecinos contra el bar, por ello, presentaron a Cambio un documento donde señalan que a varios vecinos no les ha ocasionado ninguna molestia el establecimiento del bar L’Estanzia.
Además, presentaron copias de los permisos del Ayuntamiento de Puebla.
“No es nada personal con el reportero. Él ha querido señalar tráfico de influencias y contubernio, pero todo es basado en una amenaza; creo que el reportero tendrá que aclarar por qué está haciendo esto y engañando a su periódico y a sus lectores. Hacemos esto porque nos quieren involucrar en un escándalo cuando en el fondo nosotros nos negamos a darle dinero a ese muchacho. Es injusto que nos trate así”.

 

 


 
 
Todos los Columnistas