Detienen a pornófilo; ponía cámaras en baños públicos

 

Lo aseguran con pornografía infantil y equipo espía de video

 

Edmundo Velázquez

 

Con equipo espía de video, Fernando Mendoza Fuentes grababa a los usuarios de baños en universidades privadas como la Udla y la Ibero, en vestidores de tiendas departamentales como Suburbia y gimnasios como Sport City y los Clubes Alfa. Con las imágenes editaba DVD’s que vendía hasta en mil 500 pesos, además reproducía pornografía infantil que encontraba en la Internet.
Acusado por los delitos de corrupción de menores —en su modalidad de posesión y difusión de material pornográfico—, ultrajes a la moral pública y cohecho, a Fernando Mendoza lo detuvieron agentes de la Policía Judicial, quienes antes le habían identificado vía correo electrónico.
El pornófilo de 24 años se anunciaba en la Internet con el correo electrónico [email protected], y a vuelta de correo ofrecía a los interesados grabaciones estilo upskirts —videos donde aparecen imágenes de mujeres vistas debajo de la falda—, swingers —intercambio de parejas—, material en el que aparecen menores de edad y personas en estado de ebriedad en los sanitarios, todos pertenecientes a la ciudad de Puebla, además de videos de exhibicionismo de japoneses, según dio a conocer la procuradora Blanca Laura Villeda Martínez.
Para grabar en los baños públicos, Fernando Mendoza pagaba a quienes hacían el aseo para que lo dejaran pasar con el pretexto de tener alguna urgencia fisiológica, y así dejar la cámara espía grabando.
La funcionaria informó que el hallazgo en la red se llevó a cabo por policías judiciales que investigaban sobre tácticas para prevenir el robo de vehículos.
Los agentes mencionaron que el 28 de febrero ubicaron la página donde se apreciaban imágenes del centro histórico de la ciudad de Puebla, y aparecen diferentes mujeres a quienes se les observa la ropa interior. A través del correo electrónico contactaron a Mendoza, quien ofreció más material de varias modalidades.
Luego de la oferta, Mendoza proporcionó una cuenta bancaria a su nombre con la que fue ubicado y detenido en la gasolinera cercana al centro comercial La Noria, a unos pasos del local del cibercafé en el que trabajaba y donde producía la pornografía.

Al momento de su detención, Mendoza ofreció dos mil 750 pesos a los elementos de la Policía Judicial para que lo dejaran en libertad, pero los agentes lo pusieron a disposición del Ministerio Público para levantar la Averiguación Previa número 91/2007/DMS

 

 


 
 
Todos los Columnistas