Denuncian a Juez Quinto de lo penal

 

Niega Pérez González haber incurrido en corrupción, analiza contrademanda

 

Edmundo Velázquez

 

La Juez Quinto de lo penal, Rosa Celia Pérez González, fue denunciada por abuso de autoridad, delitos en contra de la impartición de justicia e incumplimiento del deber, ante la agencia del ministerio público especializado en corrupción de la Procuraduría General de Justicia (PGJ).
Ricardo de Pascual Jiménez denunció a la jueza implicada en el caso Cacho por haber aceptado un “avaluó ilícito”, que provocó que Efrén Alvarado Zarco y Mario Alfaro Reyes no alcanzaran libertad bajo fianza y pasaran siete meses en presión por el robo de un reloj.
De acuerdo con la versión del denunciante, el primer avaluó aceptado por la jueza fue de 2 mil 100 pesos por el costo del reloj, pero después fue informada que las agraviadas del robo eran hijas o familiares de un alto funcionario, por lo que aceptó un nuevo avaluó donde el precio ahora ascendía a más de 20 mil pesos.
Al propio Rodolfo de Pascual Jiménez, defensor de los muchachos  implicados en el robo —y hermano de quien denunció a la jueza—, Rosa Celia Pérez González le confesó que no les podía dar la fianza, debido al compromiso con el alto funcionario que había pedido todo el peso de la ley.  Sin embargo, el denunciante se negó a decir el nombre del funcionario a quien Rosa Celia González le hizo el favor de encerrar a ambos muchachos en prisión.
Los jóvenes detenidos fueron liberados luego que los juzgados federales dieron la razón a sus defensores.
Con relación a la denuncia, Rosa Celia Pérez González dijo que quien le acusa es hermano de Rodolfo de Pascual Jiménez, a quien identificó como una persona a la que el Tribunal Superior de Justicia ya tiene varios procesos en su contra:
“Esta persona está dolida porque él es un antiguo empleado del tribunal y tengo entendido que le están siguiendo algún proceso penal…”, mencionó la jueza.
Aseguró además que ella no aceptó un avalúo ilegal, sino que tuvo dos opiniones de peritos y que su determinación por el segundo avalúo se debió a que fue el más coherente, pues se trataba del robo de un reloj marca Cartier que ascendía a casi 38 mil pesos.
La jueza dijo también que analiza alguna acción en contra de los hermanos De Pascual:
“es probable que ellos al presentar esta denuncia sí puedan estar incurriendo en algún delito o en alguna acción que yo pueda reclamar civilmente por atentar contra mi honor”.

 

La denuncia

 

Tras levantar la averiguación previa número 13/2007 en la Agencia Especializada en Delitos de Corrupción de la PGJ, Ricardo de Pascual Jiménez  informó que existen los testigos para acreditar que la jueza Rosa Celia admitió haber hecho la irregularidad de que se le acusa:
“El defensor particular fue mi hermano [Rodolfo de Pascual Jiménez]. Al entrar a su privado le dijo eso. Que no obstante que venía la averiguación conforme a la fracción segunda y que alcanzaba libertad le dijo que lo disculpara pero que en dado caso no podía hacer nada porque se trataba de un alto funcionario. Eso fue lo que le dijo a él…”, aseguró el abogado Ricardo de Pascual.
Rodolfo de Pascual Jiménez fue abogado defensor de Efrén Alvarado Zarco y Mario Alfaro Reyes, acusados por robo calificado cometido en contra de María Zavala Villarreal y Susana Cortázar Martínez. Entre las pertenencias robadas se encontraba un reloj marca Cartier.
El avalúo inicial de la pieza se fijó en una cifra de 2 mil 100 pesos, pero la jueza Rosa Celia asegura que existió uno más donde se informaba que el costo verdadero era de 38 mil pesos, hecho por el que los muchachos detenidos no alcanzaron fianza.
A pesar de esto, De Pascual asegura que su hermano no fue el único que se enteró sobre el favor que le pidió un alto funcionario a la jueza, sino que los familiares de los detenidos la escucharon hablar del tema.
“De igual forma hubo una plática que ella sostuvo con el ministerio público afuera de los juzgados donde venden tortas y ella le comentó al ministerio público que tenía que objetar el dictamen técnico, y esto lo escucharon los familiares de los procesados”.
—¿Porqué no presentó la denuncia su hermano si él era el abogado de los detenidos?
—La puede presentar mi hermano o cualquier persona. Máxime cuando mi hermano pues definitivamente se ha visto acosado por parte de la autoridad y es indudable que para evitar cualquier tipo de
privación o controversia en su persona, es por eso que yo presento la denuncia (…) Ha habido una denuncia, efectivamente, él está a disposición del juzgado noveno de lo penal e independientemente de ello se está llevando una averiguación aquí ante corrupción.

 

La versión de Rosa Celia Pérez González

 

Tras conocer las versiones periodísticas sobre una denuncia en su contra, la jueza Rosa Celia pidió su derecho de réplica.
Ella explica que el primer avalúo del reloj no estimaba el costo exacto, por lo que aceptó uno donde el importe era mucho mayor:
“…el ministerio público presentó esas dos pruebas. Los dos avalúos. Ahora, esos avalúos son los que nos dan a conocer a nosotros el valor de las cosas pero con avalúo o sin él… ¿cuánto cuesta un reloj Cartier? (…) Había un avalúo que decía: ‘Este reloj Cartier en buen estado valía 2 mil 100 pesos’. Y luego el ministerio público me presenta otro perito que me dice: ‘Este reloj Cartier de acuerdo a esta cotización y a estos datos, su precio de venta en el mercado es de 38 mil pesos’,” comentó Pérez González.
Agregó que los hermanos De Pascual buscan desacreditarla a ella y al Tribunal Superior de Justicia, por lo que no descartó una denuncia en su contra.
A Rosa Celia González se le concedió el derecho de réplica:
—Jueza, ¿cuál es su opinión de la denuncia…?
—No sé por qué me denuncian. En realidad lo único que sé es que me denunció y que dice que yo mantuve privados de su libertad a su clientela siete meses, lo cual es inexacto. Le explico por qué. Llega aquí un proceso por el delito de robo calificado que es un robo grave. Dos personas vienen de la ciudad de México con armas y por medio de violencia roban un reloj Cartier entre otras cosas. Estos son los hechos que el ministerio público plantea en la consignación al juzgado, señalando que es delito grave y yo resuelvo la situación jurídica dictando formal prisión, pues porque es delito grave, ¿sí? Se van al amparo y el juez de distrito estima que el reloj Cartier no cuesta lo que dice el perito de la Procuraduría y que por lo tanto las personas deben salir en libertad bajo fianza.  ¿Dígame usted dónde está el abuso de autoridad aquí?
—Quien le denuncia dice que usted había aceptado un avalúo de la pieza por 2 mil 100 pesos y después aceptó uno mucho más caro…
—No, es que el ministerio público presentó esas dos pruebas. Los dos avalúos. Ahora, esos avalúos son los que nos dan a conocer a nosotros el valor de las cosas pero con avalúo o sin él… ¿cuánto cuesta un reloj Cartier?
—Desconozco, ¿cuánto indicaba el avalúo? —se le insistió a la jueza.
—Había un avalúo que decía: “Este reloj Cartier en buen estado valía 2 mil 100 pesos”. Y luego el ministerio público me presenta otro perito que me dice: “Este reloj Cartier de acuerdo a esta cotización y a estos datos, su precio de venta en el mercado es de 38 mil pesos”.
—¿Entonces sí aceptó un segundo dictamen?
—Pues no es el aceptarlo o no. Es una prueba que venía ofrecida.
—¿No es una anomalía el cambiar de avalúos?
—No, para nada.
—El abogado que interpone la denuncia es hermano del abogado defensor de los muchachos, Rodolfo de Pascual Jiménez.
—Mire, al abogado yo ni lo conozco.
—El abogado asegura que usted recibió la orden de cambiar el avalúo como un favor a un alto funcionario…
—No es cierto. Por favor. Cualquier persona con dos dedos de sentido común sabe que eso es común. Yo creo que estas personas de apellido De Pascual están haciendo algún aprovechamiento de alguna situación para pretender obtener que se reste (sic) la credibilidad de las autoridades en el estado y que las autoridades se sometan a sus intereses de defensa. Lo cual no me parece correcto, lo que hay que hacer es aplicar la ley…
—¿Está dispuesta a aportar toda la información?
—Claro, y señalar que si estas personas han incurrido en algún delito en mi agravio, tomaré las acciones correspondientes. Porque creo que ya he sido agredida suficientemente y sólo he respondido trabajando y siguiendo la ley. No me parece justo que cualquier persona pretenda aprovecharse de situaciones para tratar de obtener (sic) que el juez le tema y se pliegue a sus intereses.
—Pero los tribunales federales dijeron que el avalúo de 2 mil 100 pesos era el correcto…
—Nosotros tenemos la potestad de evaluar los dictámenes y por lógica, si se trata de un reloj Cartier, pues sabemos que no cuesta los 2 mil 100 pesos que dijo el perito, sino que su valor puede andar más (sic) en lo que dijo el segundo dictamen, porque luego los peritos no cumplen su labor de opinar o ilustrar al juez en cuestiones que el juez no conoce adecuadamente.
—Si este avalúo no era correcto por sentido común, ¿porqué los juzgados federales fallaron a su favor?
—Eso habría que preguntárselo al licenciado cuando les promovió el amparo y a la persona que hizo esa resolución en el juzgado de distrito. Considero que esta persona está dolido porque él es un antiguo empleado del tribunal y tengo entendido que le están siguiendo algún proceso penal…
—Se decía que sufría el acoso de distintas instancias del Tribunal…
—No, vaya, por lo que a mí concierne, yo estoy en mi oficina, yo no tengo por qué acosarlo. Está el proceso lleno de pruebas documentadas que pueden avalar que en ningún momento me desvié de lo que señala la ley. Y que voy a estar muy al pendiente de que si estas personas, él y su hermano, han cometido un delito en mi agravio, tomaré las acciones pertinentes porque he sido muy agredida injustificadamente
—¿Una demanda…?
—Una denuncia por lo que están diciendo.
—¿Entonces analiza una denuncia...?

—Desde luego que niego haber incurrido en los delitos que él señala, es probable que ellos al presentar esta denuncia sí puedan estar incurriendo en algún delito o en alguna acción que yo pueda reclamar civilmente por atentar contra mi honor.

 


 
 
Todos los Columnistas