Denuncian misoginia en Tránsito Municipal

 

Destituyen a comandante de su puesto por estar embarazada

 

Héctor Hugo Cruz Salazar

 

Por el simple hecho de estar embarazada, la comandante Cecilia Paola Arroyo Quiroz fue destituida de su cargo como jefe de Grupo del Sector Uno de la Dirección de Tránsito Municipal, sin ninguna explicación de por medio, según denunció la afectada, quien ayer solicitó la intervención de las legisladoras locales en el Congreso para ser restituida en el cargo.
Con un simple oficio —el D.T.M.P./Sector Uno/002/2007— , el pasado 19 de marzo, Fernando Antonio Estrella Izaguirre, jefe del Sector Uno, le informó a la comandante que por órdenes del jefe del Departamento de Circulación de Tránsito Municipal, Rafael Gali Aymerich, quedaba “destituida de su cargo de jefe de Grupo (Loreto II) para así salvaguardar la imagen de la corporación, quedando incorporada a la oficina del Sector Uno”, según el documento, cuya copia está en poder de Cambio.
Cecilia Paola Arroyo califica la acción como un acto de discriminación por el simple hecho de ser mujer, pues considera que su estado de gravidez no afecta en ningún momento su desempeño dentro de la corporación, ya que en los seis meses y medio de gestación que tiene el bebé, no ha incumplido ni un solo día con su labor.
Además, señaló que su caso es único en toda la historia de la corporación municipal, pues después de diez años de hacer carrera en Tránsito Municipal, se convirtió en la primera mujer en obtener una jefatura de Grupo.
Ha trascendido que el secretario de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, Ludivino Mora Tejeda, fingió demencia al enterarse del caso, y simplemente ordenó al jefe del Sector Uno de Tránsito que se haga cargo del caso, luego de que la comandante se quejó por su destitución.  
Entonces, el 20 de marzo se le envió un oficio más, donde se le informa que será “comisionada” al área administrativa para “salvaguardar su salud”, haciendo el compromiso de regresarla a su puesto como jefe de Grupo una vez que termine su incapacidad por maternidad.
No obstante, cabe señalar que el segundo oficio recibido por Arroyo Quiroz lleva exactamente el mismo número y clave del que le enviaron el 19 de marzo, incluso se le pone la misma fecha, pues se pretendía que la comandante hiciera “caso omiso” al anterior para evitar que se generara un escándalo al interior de la corporación.
La dirigente priista Sandra Montalvo, a título personal, se solidarizó con la comandante Arroyo, y le ofreció su ayuda e intervención para evitar su injusta destitución.
Montalvo aseguró que la acción emprendida por la corporación municipal atenta gravemente contra la política de igualdad de género y respeto al derecho de las mujeres, el cual ha implementado el alcalde Enrique Doger Guerrero: “Quien seguramente no tiene conocimiento del caso, pero estoy segura de que cuando lo sepa tomará cartas en el asunto y pondrá a los mandos de la corporación en su lugar”.

 

 


 
 
Todos los Columnistas