Muere otro niño por el rotavirus en Guerrero

Suman en Guerrero 7 menores muertos en los últimos 20 días a causa de ese mal


Agencia Reforma

 

José Manuel Gómez Martínez, de siete meses de edad, falleció víctima del rotavirus.


El menor vivía en una casa de madera y cartón, en el barrio de San Rafael en esta comunidad, donde sólo de lunes a viernes abre el Centro de Salud.


Con la muerte de José Manuel suman siete los niños muertos en los últimos 20 días a causa de esa enfermedad; los primeros seis se registraron en el poblado de San Vicente, en Chilpancingo.
El martes por la mañana, José Manuel inició con un cuadro de diarrea y vómito, y 24 horas después falleció.
Ángela Martínez y Daniel Gómez dijeron que su hijo fue contagiado de rotavirus por su prima María Isabel Gómez, quien fue internada dos días en el hospital general "Raymundo Abarca Alarcón", en Chilpancingo, y fue dada de alta este jueves por la mañana.
A María Isabel y a su hermana Luisa Fernanda, de 10 meses y 3 años respectivamente, les dio rotavirus, pero ambas están fuera de peligro, contaron sus familiares.
"No pudimos llevar a nuestro hijo al hospital de Chilpancingo, lo llevamos con un médico particular de aquí de Mazatlán, y ayer se nos murió", expresó Daniel Gómez, papá de José Manuel, quien mañana cumpliría 10 meses de edad.
Luego de que en la Secretaría de Salud del estado se percató del fallecimiento del niño, envió una brigada de enfermeras para recorrer el Barrio de San Rafael, donde preguntaban casa por casa si había niños con diarrea y vómito.
El Barrio de San Rafael se encuentra en lo alto de un cerro, donde no hay servicio de agua y drenaje.
"Aquí tomamos agua de un pozo, pero la utilizamos para lavar los trastes y la ropa, y para tomar compramos agua de garrafón", señala Daniel.
"Lo único que pedimos al gobierno es de que abra todos los días el centro de salud de la comunidad, y que haya medicamentos", demandó.
En tanto, en Chilpancingo, las siete camas del área de pediatría del Hospital General "Raymundo Abarca Alarcón" fueron insuficientes para albergar a los niños que padecen rotavirus.
Incluso, una niña fue colocada en una silla de ruedas donde permaneció mientras se le suministraba suero para rehidratarla.


El médico de ese nosocomio, Rafael Calderón, dijo que el incremento de casos de rotavirus en comparación con otros años es por culpa de la Secretaría de Salud del estado que no ha realizado un programa de prevención contra esa enfermedad.

 


 
 
Todos los Columnistas