Teme Huesca por brotes de violencia


Olivia López Pescador

 

El arzobispo Rosendo Huesca y Pacheco reconoció que se encuentra asustado por los brotes de violencia que se suscitan en México debido al crimen organizado. Aunque el Ejército no es para que esté en las calles porque se podría militarizar el país, señaló que quizá sea necesario para combatir este problema, expresó durante una reunión con la Asociación de Mujeres Periodistas y Escritoras de Puebla (Ampep).
A unos meses de que interpuso su renuncia al cargo de arzobispo, y después de que ni siquiera ha obtenido el acuse de recibo de la carta que envió a la Nunciatura Apostólica en la que informa que ya cumplió los 75 años, como lo marca el Canon de la Iglesia, continúa trabajando como siempre y sosteniendo reuniones como la suscitada ayer con las periodistas.
Luego de aludir al reciente asesinato de José Nemesio Lugo Félix, coordinador de información contra la delincuencia de la PGR, admitió que se encuentra muy asustado por la violencia del crimen organizado.
“Un fenómeno cuyas raíces estaban ya allí, desde hace años, pero que no había brotado como violencia, y que ahora, ante la actitud del Gobierno de frenar esta lacra que es el crimen organizado, pues está contestando con violencia”.
Como creyente promueve jornadas de oración, ya que la violencia que se registra en nuestro país es un fenómeno terrible, además de que los creyentes deben orar, la sociedad civil debe moverse y manifestarse contra estos hechos.
“Que Dios ilumine a nuestros gobernantes para que no vaya a crecer hasta llegar a una situación que ni me atrevo a decir, de casi guerra civil, por la fuerza de la confrontación”.
Al preguntarle qué llamado le haría a los partidos políticos para que no utilicen causas sociales como las peticiones de la población de Xalmimilulco y de Coyomeapan en cuestiones electorales, Huesca respondió que no está muy enterado de estos asuntos, y mejor hizo una reflexión doctrinal para que todos los procesos electorales sean siempre en paz, se respeten las leyes, haya diálogo, y se evite la violencia verbal o los ataques hacia las personas.
“No estoy enterado si fue cosa de partidos políticos o si tienen que ver con el proceso electoral. Lo que deseo es que esto no suceda así”.
Huesca indicó que en los debates se encuentran los límites entre las causas sociales y políticas, porque sólo pueden advertir la capacidad y la personalidad de un candidato a través de los medios de comunicación.
Tras recibir un reconocimiento de la Ampep por los casi 30 años de labor al frente de la Iglesia católica en Puebla y por su desempeño en la misma, dijo que en el asunto de la violencia en el país, los riesgos que se tienen es la militarización del país.
“El Ejército no es para estar en nuestras calles, es para defender la integridad de la nación, en casos muy especiales. Por otra parte, parece que ahora es necesario, dadas las circunstancias”.
Mientras degustaba el desayuno ofrecido a las integrantes de la Ampep en la Casa de la Cristiandad felicitó a esta agrupación por el décimo aniversario de su fundación, y las exhortó a continuar con su tarea de informar y no cansarse para continuar escribiendo libros.
Huesca reconoció que los medios de comunicación nos impulsan a participar, porque antes los estilos y los avatares del siglo XX nos hicieron muy pasivos. Hoy en día, el futuro de la patria está en la participación ciudadana; es así como se pueden hacer muchas obras, al tomar conciencia de la valía de cada quien, de sus potencialidades y de sus compromisos.

 


 
 
Todos los Columnistas