La discordia en el Reglamento de Estacionamiento


Lauro Castillo señala que se terminará con la anarquía que hay en el servicio


Yonadab Cabrera Cruz

 

En 30 días, los propietarios de estacionamientos deben regular la documentación de sus negocios en el Ayuntamiento. Sin embargo, no todos estaban enterados de la situación, ya que algunos dueños de estos establecimientos aseguran que los cambios en el Reglamento de Estacionamientos así como las nuevas tarifas del servicio se notificaron gracias a los medios de comunicación.  
Conflicto de intereses
El dueño de un estacionamiento, ubicado en pleno centro histórico, aseguró que no le avisaron acerca de los trámites que debía hacer, ni los documentos que tenía que presentar en el Ayuntamiento para regular su negocio. Así que a través de un medio de comunicación se enteró de los planteamientos para el servicio. Dijo que cuando supo del tema, de inmediato se contactó con otro empresario, cuestionándolo para averiguar si fue notificado, y esta persona sí había sido enterada de los requisitos y trámites, además de la instancia municipal a la cual debe acudir para regular sus documentos.
Afirmó que esta disposición no frenará los abusos por parte de los empleados, puesto que ellos cometen las arbitrariedades en el servicio. A su decir, será difícil controlar a los empleados, incluso las autoridades no pueden vigilar todo el tiempo cada estacionamiento. También mencionó que el nuevo Reglamento para el Servicio de Estacionamientos afectará la economía de los propietarios, ya que deben absorber gastos como: uniformes, equipamiento de equipo de seguridad, tramitar cartas de antecedentes no penales, darlos de alta en el seguro social y en algunos casos tramitar RFC (Registro Federal de Contribuyentes), y sobre todo, el municipio decidirá a qué categoría de servicio corresponde cada establecimiento, lo que aún complica más la situación, porque pagar un predio en el centro resulta bastante caro.
El propietario resaltó que aunque estén inconformes con este reglamento ya nada se puede hacer, sólo acatar tal disposición, porque el Cabildo no dará marcha atrás.
Fin a los problemas de seguridad vial
Por su parte, el síndico municipal Lauro Castillo aseguró que con este reglamento de estacionamientos se termina con la anarquía que prevalecía en el servicio; además, agregó que el Ayuntamiento siempre consideró las circunstancias económicas de los poblanos para realizar una ley que los beneficiará. Por supuesto que también coadyuvará con los dueños, porque se aumentó un diez por ciento la cuota de la tarifa, y se tomó en cuenta el índice inflacionario, así como las inversiones para mantener en una buena categoría los establecimientos, y así brindar confianza y seguridad a los usuarios.
Sin embargo, lo que orilló al Cabildo para cambiar el Reglamento de los Estacionamientos fue el problema de demografía de la capital del estado, que también causa problemas de seguridad vial, “fue una necesidad de la sociedad”, reiteró Lauro Castillo, así que se necesitó que la administración municipal interviniera, puesto que el Ayuntamiento recibió diversas quejas de quienes usan el servicio de estacionamiento.
Por esta razón, según el servidor público el Ayuntamiento vio las dos caras de la moneda: por un lado, la ciudadanía que debe usar los estacionamientos por diferentes motivos; y del lado de los inversionistas, que son necesarios para abrir fuentes de empleo, y que así se resuelva el problema vial hay en la ciudad.
En cuanto a los amparos que solicitaron los propietarios, el síndico refirió que todos los mexicanos tienen derecho de acudir a la justicia federal para promover un amparo. Pero no en todos los casos se les otorga este derecho, y hasta el momento le han presentado 64 recursos de inconformidad, así como se han promovido cinco juicios ante los juzgados federales. Asimismo, está pendiente la resolución de los amparos, ya que se analizan los planteamientos que presentaron los propietarios, pues se consideran las pruebas aportadas contra el reglamento.
El funcionario público manifestó que hasta la fecha el Ayuntamiento de Puebla no ha recibido ningún señalamiento de la justicia federal.
La disposición es constitucional
Al cuestionarle si el reglamento es legítimo e inconstitucional, el síndico municipal respondió: “La Constitución Política marca los servicios públicos que deben prestar los Ayuntamientos, pero no menciona a los estacionamientos, ni al transporte público, por lo que no se prohíbe que los estacionamientos sean normados por los municipios, puesto que no los contempla la Carta Magna. Por ello, en el Pleno se aprobó la reforma al Código Fiscal y Presupuestario de la ciudad de Puebla, que faculta a la capital del estado, para que pueda fijar las cuotas del servicio de estacionamiento”.
Con esta disposición, entre los requisitos que deben cumplir los dueños de los estacionamientos destacan:
Los empleados de los estacionamientos deben usar uniformes, con el objetivo de que los ubiquen los usuarios.
Los estacionamientos de primer y segundo nivel se deben equipar con circuitos cerrados de seguridad.
Los estacionamientos deben contar con un seguro, para reparar los daños ocasionados a los automóviles de los usuarios.
Se debe fijar una hora en común entre el personal del establecimiento y el usuario para evitar abusos.
Las tarifas se cobrarán de acuerdo a la categoría del estacionamiento.
Hay lagunas jurídicas: Encinas
Sin embargo, el regidor panista Jesús Encinas considera que hay lagunas jurídicas en el Reglamento de Estacionamientos, pues explicó que los centros comerciales están obligados a poner cajones de estacionamiento. Este servicio al interior de las plazas debería ser gratuito, y ahora con la tarifa de 15 pesos, se creará una competencia desleal, ya que por un lado estos sitios cobrarán 15 pesos por todo el día, mientras que los demás estacionamientos cobrarán por hora. Sin embargo, no está bien establecido a quién afectará; porque un usuario podría dejar su auto en un centro comercial por más de tres horas, y pagaría sólo 15 pesos, mientras que los otros establecimientos percibirían lo triple de esta tarifa, aunque también se benefician los grandes centros comerciales, porque ellos no están obligados a cobrar, y ahora podrán hacerlo de forma tangible.
Advirtió que en el centro histórico hacen falta alrededor de cuatro mil cajones de estacionamientos, al ser alta la demanda del servicio en el primer plano de la ciudad. Por eso ya están en pláticas con inversionistas, para que creen más estacionamientos.
Asimismo, Encinas mencionó que en el artículo 115 de la Constitución de la fracción tercera, se habla de los servicios públicos municipales, en los cuales no está incluido el servicio de estacionamiento: “Para que no fuera inconstitucional, el Congreso aprobó reformas al Código Fiscal Reglamentario, donde se reconoce el estacionamiento como servicio público. Y no hablaba de este servicio, porque en aquella época no existían los estacionamientos, ni se necesitaban”, aseguró el regidor, por lo que otras leyes facultan a los municipios de regular esos servicios, como el Código Fiscal y Presupuestario.
Para Finalizar, ambos funcionarios coincidieron en que tal vez esta disposición fue una premisa para verificar la aceptación de los parquímetros por parte de la ciudadanía y de los dueños de estacionamientos.

 


 
 
Todos los Columnistas