Tendrá Puebla que esperar


Es incapaz Puebla de remontar al León y tendrá que esperar la Final del ascenso


Alejandra Ben¡tez / Agencia Reforma

El destino del Puebla estaba marcado y nada pudo evitar que se quedara a un paso de la Final.
Por más que se fue al ataque, del otro lado León se erigió en un gigante, con una gran actuación de su portero Eder Patiño, que cuando menos le arrebató cuatro goles a La Franja.
El marcador de ayer fue 3-3, pero en el global, los Panzas Verdes ya traían la ventaja en la bolsa, y ganaron con global de 5-3.
Desde la tribuna, Emilio Maurer, con la cabeza pintada de azul, sufría de más en cada aproximación de los Camoteros. El que permanecía más sereno era el Gobernador Mario Marín, vestido con un pants del Puebla.
Los postes y el travesaño también jugaron a favor de los Esmeraldas, parecía como si hubieran embrujado la portería, pues ningún balón quería entrar.
En menos de 25 minutos, tocaron la puerta en cinco ocasiones y León hizo el primer gol, aprovechando una distracción de la zaga poblana. Héctor Gómez calló por un momento a la afición, mientras el ex Camotero Luis Ignacio Quinteros se llevaba el índice a la boca para pedirle a la gente que guardara silencio.
Luego vino el segundo gol de la tarde, parecía que el cuadro leonés mataba a la Franja con un contragolpe en los primeros minutos del complemento.
Pero Puebla se negó a morir de rodillas y prefirió hacerlo de pie, luchando y sacando fuerzas de su orgullo herido.
Al minuto 53, Hugo Ruiz hizo el 2-1, con el cual recargaron las pilas y al grito de ¡Puebla, Puebla!, los Camoteros arremetieron sobre su rival.
La gente se puso de pie, aplaudía cada llegada y el técnico poblano le gritaba desesperado a sus jugadores que se fueran al frente.
Al 69', Sergio "Sambita" Rosas prendió el balón desde fuera del área y anotó un golazo para el 2-2.
La tribuna siguió empujando con el ¡Sí se puede, sí se puede!, por todos lados se escuchaba que había tiempo suficiente para buscar dos goles más.
Pero el recién ingresado Claudio Vázquez los devolvió a su realidad al 71' al hacer el 2-3.
El gol de Álvaro González al 80 para el 3-3, fue una muestra de que no habían bajado los brazos, pero de nada los ayudó, pues la historia ya estaba escrita desde el partido de ida.
Ahora, el cuadro de los Camoteros tendrá que esperar al campeón que salga entre Dorados y Panzas Verdes, para jugar la Final-Final por el ascenso en encuentro de ida y vuelta.


 
 
Todos los Columnistas