Apoya Montoto expulsión de Lindley de la UDLA


Olivia López Pescador

 

Enrique Montoto Arámburo se pronunció a favor de que expulsen a Neil Lindley del Consejo Universitario de la UDLA-P por atentar contra la universidad, al pretender comprarla y venderla a extranjeros. Así lo comentó luego de confirmar a diario Cambio que después de 40 años de ser consejero de esa universidad decidió renunciar al cargo porque no quería ser una “figura decorativa” al interior del consejo, ya que no se les tomaba en cuenta su opinión para asuntos trascendentes de la institución a diferencia de otros rectorados.
Después de que el rector de la UDLA-P emitió un desplegado donde afirma que grupos extranjeros tratan de apoderarse de la universidad y que el consejero Neil Lindley trata de cooptar a profesores para intentar comprar la institución, Montoto manifestó su desacuerdo en que el consejero Neil Lindley pretenda adquirir la Universidad de las Américas para llevársela a otra parte del mundo. Este proyecto fue iniciado por Manuel Espinosa al comprar el rancho de los Torres Pastrana, y al construir la universidad, por eso debe permanecer en Puebla, expresó.
Rechazó que la Fundación Mary Street Jenkins se haya enriquecido de la institución, ya que hasta diciembre del año pasado la universidad era deficitaria, y la fundación cubría este déficit, aunque ahora es superavitaria, se espera que logre ser autosuficiente.
Enrique Montoto afirmó que el nivel académico de la universidad es altamente satisfactorio para Puebla y otras partes de la República, por ello no hay razón alguna para que se piense que Sachs le quite la acreditación debido a los recientes despidos. Pero considera necesaria una reestructuración para recuperar la imagen, el prestigio y la respetabilidad de la UDLA-P a nivel nacional y mundial.
Aunque no está vinculado a la universidad por su renuncia, indicó que es prudente, para evitar la crisis en la institución, expulsar a Neil Lindley del Consejo Universitario, porque no es una persona idónea ya que sus consejos lesionan el prestigio de la universidad. En segundo término, espera que tomen en cuenta las opiniones del presidente del Consejo y de los consejeros, porque ninguno busca el provecho personal.
Durante la charla para este medio, confirmó lo que se informó en estas páginas: su renuncia el pasado 21 de mayo como consejero universitario de la UDLA, ante el presidente del Patronato de la fundación de la universidad, Guillermo Jenkins Anstead.
Mediante una carta en la que se dirige con mucha familiaridad a Guillermo Jenkins, le dice: “Muy estimado y fino Billy (…) la compleja y polifacética carga de responsabilidades que sobre mi modesta persona gravitan, me imposibilita para seguir fungiendo como consejero de esta excelente institución, que es la Universidad de las Américas campus Puebla, motivo por el cual te suplico encarecidamente me releves de esa honrosísima distinción”.
Montoto resaltó que tras 40 años de ser consejero de la institución, se va con la frente en alto y con la satisfacción de haber cumplido cabalmente con el compromiso que adquirió ante Dios, ante la UDLA-P y ante sí mismo, para dar generosamente su modesto talento y relaciones a favor de la institución.
Al preguntarle si decidió irse del Consejo Universitario como solidaridad a la renuncia de Luis Regordosa Valenciana, como presidente del consejo de la UDLA-P, explicó que Guillermo Jenkins le encargó en su momento platica con Regordosa para invitarlo y que fuera el presidente del Consejo. Pero él decidió aceptar esta posición al solicitarle su apoyo; por lo que con su talento logró que la universidad se coloque en un 5º lugar a nivel nacional; sin embargo, se presentaron algunos acontecimientos “desagradables”, y Luis Regordosa, en virtud de que no lo tomaban en cuenta, decidió abdicar.
“Como yo fui el que lo propuse, y yo estuve muy cerca de él, y vi que le dedicó gran parte de su valiosísimo tiempo, pues me sentí también muy lastimado y decidí presentar mi renuncia con carácter de irrevocable”.
Reveló que hace más de 40 años Manuel Espinosa Yglesias, entonces presidente de la Fundación Jenkins, lo invitó como consejero de la UDLA.
El rector Pedro Ángel Palou García afirmó hace unos días que los despidos o la designación de personal sólo le corresponde al rector y al Patronato de la Fundación, contrario a ello Montoto señaló que desde su punto de vista, si Luis Regordosa fue a dar su tiempo, talento, creatividad, relaciones y elementos económicos en beneficio de la institución, era para que lo consideraran, asimismo a los consejeros quienes apoyan a la universidad de manera generosa: “si no, no valdría la pena ser consejero”.
Además, reveló que platicó con Francisco Bada, quien se sentía lastimado porque no se le tomó en cuenta, ni al presidente, ni al consejo. Así que ninguno de los tres desea ser una figura decorativa, entonces debieron renunciar, al igual que Guillermo Ruiz.
Montoto reconoció que las comparaciones son odiosas, sin embargo, dijo que cuando Enrique Cárdenas estuvo de rector durante 18 años hizo un magnífico papel, igual cuando estuvo Nora Lusting, una excelente economista, quien tomaba en cuenta al presidente y a los consejeros para decisiones trascendentales en la institución. Ahora no, sólo se enteran a través de la prensa, radio y televisión. Si se es consejero, se le debe tratar con respeto y dignidad.

 

 

Respalda SEP a la UDLA

Especial / A través de un comunicado, la Secretaría de Educación Pública hace extensiva su solidaridad con la comunidad universitaria de la UDLA-P, y confía en que sus integrantes resuelvan de manera positiva la situación interna por la que atraviesa actualmente la institución.           
A través de su titular Darío Carmona García, la SEP respaldó y ratificó su solidaridad con el rector de la Universidad de las Américas Puebla, Pedro Ángel Palou, así como con la Fundación Jenkins a fin de que continúe el prestigio y la calidad de la institución, una de las mejores del país.
El funcionario lamentó que los problemas internos pretendan desestabilizar a la institución; por ello exhortó a la población estudiantil así como a los directivos para sumar esfuerzos y no desviar el rumbo que ha llevado la UDLA-P a la excelencia.

 

 


 
 
Todos los Columnistas