El dilema de trabajar en un OXXO


Señalan empleados que los horarios son incómodos


Yonadab Cabrera Cruz

 

Ana es auxiliar en un OXXO, y aseguró que su chamba es muy pesada, “no puedo estar sentada, a cada momento debo acomodar lo que los clientes desacomodan, y prácticamente soy una Cenicienta; limpio por aquí y por allá. Si el encargado de la tienda observa una imperfección inmediatamente me pone a limpiar, ¡todo debe estar impecable!” También indicó que cuando llega enojado se desquita con los auxiliares, y se deben esperar hasta que se haga el corte de caja, es decir que salen minutos más tarde de lo establecido.
Ana guardaba un escarabajo que atrapó otro de los auxiliares del OXXO, y al mismo tiempo narraba que trapea una y otra vez, que tiene que acomodar los refrescos, las golosinas, los cigarros, las galletas, y las frituras cuando alguien toma algo, pero afirmó que su sueldo es bueno, y que otras personas quisieran cobrar lo que a ella le pagan.
Entonces, la cajera interrumpió la platica para decir: “el sueldo mínimo de un trabajador de los OXXO es de 500 pesos a la semana, pero puede incrementar de acuerdo a lo bueno que estén las ventas”. Además, dijo que la empresa los asegura, y así pueden adquirir un afore e incluso acumular puntos en el Infonavit para tener una casa.
Roberta es cajera de la misma tienda donde trabaja Ana. Ella se levanta a las 5:30 de la mañana, porque está en el turno de la mañana. Manifestó que existen tres turnos laborales: el matutino, que es de 7:00 am a las 15 hrs.; el vespertino; de 15 hrs. a 11 de la noche; y el nocturno, toda la noche.
Para Roberta el peor horario de trabajo es en la noche, porque son las horas cuando es más posible que los asalten. Además, mencionó que en este lapso hay muchos borrachos, y cuando entran a las tiendas algunas veces fastidian a las mujeres quienes atienden ahí; inclusive se ponen necios “pero son gajes del oficio. Lo malo es cuando llegan a asaltar, bueno aquí no nos ha tocado, pero creo que sí sería feo”, refirió la cajera.
A pesar de estos riesgos, Roberta está contenta en su trabajo, aseguró que gana bien: 900 pesos a la semana, y no hace la gran cosa, pues sólo cobra la mercancía, hace el inventario y verifica las cuentas de su turno. No quisiera estar en los zapatos de los auxiliares, pues su trabajo es muy pesado.

Una empresa regia
La cajera explicó que los dueños de los OXXO son de Monterrey, y rentan las franquicias a una persona que debe llenar una solicitud, en la cual manifieste que desea ser líder o encargado de una de las sucursales. Entonces, la empresa le hace un estudio socioeconómico para de verificar si es apto para manejar un OXXO. El proceso no tiene costo alguno, y una vez que se haya aprobado el estudio puede manejar la tienda. Roberta detalló que este líder debe depositar las ganancias que ha obtenido su tienda mensualmente, y le reembolsan un porcentaje, pero al resto del personal le pagan aparte, ya es un sueldo semanal.
Roberta resaltó que el único problema es que no se les paga el día que acordaron. El sueldo no es depositado en las fechas estipuladas. Y agregó que no hay explotación, ya que todo el personal está por turnos, pero reconoce una vez más que el trabajo pesado es de los auxiliares.
Trabajo de cerillo
Sin embargo, en algunos OXXO de la ciudad, el equipo de Cambioencontró a niños menores de 16 años trabajando en estas tiendas, así que preguntamos qué sucede en estos casos, a lo que Roberta respondió: “Cuando los niños quieren trabajar, la empresa les pide una carta de sus padres, donde los autorizan a laborar en la empresa, y ellos escogen el horario en el que desean chambear. De no presentar este documento, no los dejan entrar a la empresa, porque es ilegal que trabaje un niño”. De la misma forma, puntualizó que les dan cursos acerca de las políticas de la empresa, de la misión y visión, del trabajo en equipo y sobre todo de cómo tratar a los clientes. En las pláticas les han reiterado que por ningún motivo pueden trabajar niños sin autorización de sus padres.
Juan Monroy Gómez, director de Previsión Social de la Secretaría de Trabajo y Competitividad, afirmó que para evitar atropellos contra los derechos de los niños, y sobre todo para que no sean explotados, la dependencia hizo convenios con diferentes empresas y cadenas de tiendas, para que contraten a los infantes bajo la normatividad de la ley, en el caso del autoempleo. Los menores laboran por seis horas, incluida el tiempo para comer.
Las inspecciones que matan
También mencionó que hacen inspecciones a las tiendas: “Normalmente revisamos dos tiendas por día. En estos operativos checamos que los documentos de los niños estén en orden y regulados, porque ellos trabajan bajo un permiso, que tienen que renovar cada tres meses”, infirió el funcionario. De igual forma, subrayó que los infantes no deben realizar actividades más allá de sus posibilidades como: cargar cosas pesadas; trabajar de noche, porque un menor no debe realizar trabajos después de las diez de la noche. Asimismo, no puede arriesgarse en un empleo.
El servidor público dijo que en Puebla tienen convenios con más de 50 empresas, pero no con los OXXO, así que desconoce los términos de contratación de esas tiendas, pero aseveró que en próximas fechas buscarán acercarse a esta cadena para verificar la situación que impera, pues hay alrededor de 270 en el estado.
Así podrán contactarse con otro importante porcentaje de niños, para saber si estudian, trabajan por propia voluntad, tienen permiso de sus padres. Una de las condiciones que pone la Secretaría de Trabajo y Competitividad es que los infantes continúen estudiando, además de evitar que los padres vivan de sus hijos. Los trámites que deben realizar son gratis para los menores, siempre y cuando los hagan a través de esta dependencia.
Por esta razón, la Secretaría de Trabajo y Competitividad ha arrojado las siguientes cifras:
En lo que va del año, se han otorgado 402 permisos para que trabajen los menores de edad; 230 son de niños y 172 de niñas. Se han renovado mil seis permisos, por lo que se estima que esta Secretaría tiene registrados a mil 408 niños que trabajan, pero saben que en la capital, así como en el estado, hay cientos de niños quienes trabajan bajo las peores condiciones laborales.
Una señora estaba renovando el permiso de trabajo para su hija, pues los papás deben acompañar a sus hijos, y ambos son cuestionados por las autoridades para saber si trabajan por propia voluntad. Esta mamá dijo que está feliz, porque son una familia de escasos recursos, y su hija se paga la escuela. Para la señora eso es de gran ayuda, pues así se ahorra unos gastos, aunque no deja de darle dinero a su hija, quien según la madre, se ha hecho más responsable y ha madurado.
Por su parte, Nancy de la Sierra, presidenta de la Comisión de Equidad y Género del Congreso del Estado, destacó que efectivamente la ley contempla que los menores de edad no deben trabajar, a menos que tengan un permiso de sus padres, pero se debe conocer bajo que términos son contratados. La empresa debe cumplir lo estipulado en la Ley Federal del Trabajo, donde nadie puede laborar por más de ocho horas, y los niños deben trabajar sólo cuatro horas. Pero muchas veces por necesidad tanto los padres de familia como sus hijos aceptan estas condiciones.

 

 


 
 
Todos los Columnistas