Consignan a quejosos de Coyomeapan

 

Por los delitos de motín, ataques a vías de comunicación y daño en propiedad ajena

 

Edmundo Velázquez

 

La Procuraduría General de Justicia (PGJ) informó que ya fueron consignados por el Ministerio Público los seis detenidos del municipio de Coyomeapan debido al cierre del bulevar 5 de Mayo como confirmó la procuradora Blanca Laura Villeda Martínez.
Por daño en propiedad ajena, motín y ataques a las vías generales de comunicación fueron consignados al juzgado penal correspondiente. Estos delitos alcanzan fianza, y el juez encargado del proceso determinará su situación legal.
La funcionaria justificó la represión de Jaime Perea Carrasco, Roberto Altamirano González, Magdaleno Pérez Contreras, Jacobo Porras Osorio, Justino Romero Montalvo y Leocadio Vázquez Sánchez, quienes se manifestaron para exigir una nueva ruta de transporte a su comunidad.
Además, Villeda argumentó que la violencia sufrida por un menor de edad al que golpearon los granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal fue responsabilidad de los padres de familia al haberlo llevado a la manifestación, y dejarlo participar en el encontronazo con las fuerzas públicas.
La procuradora insistió en que la represión a los quejosos se llevó a cabo “con total apego a la ley”, pues dijo que las autoridades deben intervenir para poner orden en caso de este tipo.
Según detalló la titular de la PGJ, los denunciantes de la averiguación previa número 179/2007/DMS fueron dos funcionarios de la Secretaría de Gobernación, Gerardo Pérez Aguilar y Genaro Sánchez Sánchez.
La declaración de los funcionarios de Segob dice que los manifestantes, al no tener una respuesta favorable para la creación de al menos 18 paradas de la línea Autobuses Unidos en su población, comenzaron a tomar piedras y palos para agredir a elementos de la Policía Estatal y Municipal.
La versión oficial señala que destruyeron varios escudos de la policía, rompieron vidrios de patrullas, bloquearon el bulevar Héroes del 5 de Mayo, cerraron el tránsito, agredieron a las personas quienes pedían que los dejaran pasar o bien porque ya se dirigían a su trabajo.
De acuerdo a lo señalado por la PGJ, los detenidos aceptaron haber cerrado las calles 14 oriente y 5 de Mayo, también que golpearon a los transeúntes, así como a miembros de la Policía Municipal y Estatal.
“De las investigaciones realizadas en la Agencia del Ministerio Público, se concluye que se encuentran acreditados los delitos de daño en propiedad ajena, de motín y ataques a las vías generales de comunicación”, mencionó Villeda.
Julio Hernández Rosas, propietario de un automóvil Derby —color rojo sin placas— presentó también su declaración contra los manifestantes por los daños al parabrisas del automóvil.

 


Padres, responsables del menor herido por policías
El día de la manifestación, un niño de ocho años fue golpeado por elementos policiacos durante el desalojo del bulevar 5 de Mayo. Al respecto, la procuradora negó que se investigue de oficio este caso de abuso policiaco, y adjudicó la responsabilidad a los padres de familia:
“También es responsabilidad de los padres que sus hijos no sean expuestos a este tipo de manifestaciones violentas. Creo que aquí también hay que poner en un examen de conciencia por parte de los padres de familia, porque precisamente con el afán de nos ser detenidos usan a menores de edad y eso también es delito”, mencionó la procuradora.
—De haber lesiones en el menor provocadas por elementos policíacos… ¿Deberían seguir una investigación de oficio? —Se le preguntó.
—Primero habría que determinar qué tan irregular estuvo la conducta. No estuve presente, no he visto fotografía o video. Puede presentar la denuncia a través de sus padres, o indicar una queja administrativa, pero no podemos permitir que menores de edad intervengan en este tipo de cosas.

 

 


Improcedente la denuncia de los panistas
La procuradora comentó que la denuncia número 180/2007DMS, presentada por el diputado panista Óscar Anguiano y el presidente municipal Gabriel Pérez Hernández, resulta improcedente porque no acreditaron los daños denunciados.
Según explicó la funcionaria estatal, en su declaración los panistas argumentan que fueron golpeados por un elemento de la Policía Judicial, pero no lo pudieron identificar:
“Sólo asumen que son elementos de la Policía Judicial porque iban vestidos de civil y portaban armas”, mencionó la procuradora Villeda, y desmintió a los panistas diciendo que los elementos de la Policía Judicial acudieron sin portar armas para evitar una reacción violenta.
“(Los judiciales) no intervinieron en los hechos, sino que exclusivamente estuvieron pendientes del traslado de los detenidos que al final de cuentas lo hizo la propia Policía Municipal”, mencionó Villeda.
Además, dijo que el examen médico presentado por ambos sólo dio positivo en un dolor al tacto: “Es algo muy subjetivo que cualquier persona puede argumentar para justificar una denuncia improcedente”.

 


 
 
Todos los Columnistas