Mario Ayón, incumplió embargos a Auto Convoy


El titular de Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad Estatal debió ordenar las acciones a favor de Chrysler. En entrevista, el juez a quien le fue encargado el caso en Puebla aseguró que en más de tres ocasiones se han ordenado los embargos y los cateos. La fuerza pública jamás ha apoyado


Edmundo Velázquez

 

El juez octavo de lo civil, Helmo Mayoral Bello, culpó a la Secretaría de Seguridad Pública Estatal por no apoyar en el embargo del cual es objeto la empresa Auto Convoy de México (ACM).
En entrevista, el juez explicó que quien debe llevar acabo las órdenes del embargo del 40 por ciento de los carros nodrizas, hoy propiedad de Daimler Chrysler de México, es el titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad, Mario Ayón.
A Helmo Mayoral Bello sólo se le ha conferido la responsabilidad de perfeccionar el juicio de embargo que Daimler Chrysler inició contra Auto Convoy, desde el Distrito Federal de México, que consiste en casi 30 millones de dólares.
“Del juicio, radicado en la capital mexicana, se dicta la sentencia definitiva. Y desde México se aprueba directamente la liquidación de la sentencia, y en ejecución de la misma decreta que en Puebla deberá llevarse a cabo la ejecución, porque acá se encuentra el domicilio de la empresa demandada y los bienes están acá en Puebla”, relató el juez octavo de lo civil.
La sentencia definitiva se da en el Juzgado Quinto de lo civil de la ciudad de México, bajo el número de expediente 924/2005. En el documento se especifica una condena contra ACM para pagar 22 millones 939 mil 231 dólares, más una liquidación de sentencia de al menos siete millones 728 mil 194 dólares. Un total aproximado de 30 millones de dólares.

La fuerza pública en Puebla no ha hecho su trabajo
El juez mayoral explicó que los códigos de procedimientos demarcan sus responsabilidades ante situaciones de este tipo, por lo que la legislación determina las medidas de apremio para hacer efectivas las decisiones de la autoridad:
El artículo 91 del Código Procesal señala el arresto, la multa, el auxilio de la fuerza pública o el cateo. En todos deben intervenir los cuerpos policíacos para conceder la certeza de la acción.
Y aquí es donde las autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad Estatal han brillado por ausencia, según lo comentado por el juez octavo de lo civil.
—¿Se ha pedido el apoyo de las autoridades? —Se le preguntó a Helmo Mayoral Bello.
—Sí, a todas las autoridades.
—¿En las tres ocasiones del embargo?
—Son ya más de tres las ocasiones. Se ha pedido, basado en el artículo 91, que se cuenta con multa, cateo, y con auxilio de la fuerza pública. Acá también dice que tratándose de unidades en circulación se cuenta con artículo específico, a cuyo tenor especifica que debe contarse con el apoyo de las autoridades viales del estado. En el caso ya se remitieron oficios para la suspensión de las unidades, y no nos han contestado las autoridades viales.
—¿A qué autoridades viales han pedido auxilio?
—Al titular de Seguridad Pública y Vialidad del estado.
—¿Mario Ayón?
—Tengo el cargo, no el nombre en específico.
—¿Pero él es el titular de Vialidad Pública en el estado… entonces?
—Entonces a ellos les toca llevar a cabo la detención en cuanto estén en circulación…
—Estas unidades se encuentran encerradas y no han podido circular; se maneja un secuestro de las unidades.
—Eso es otro detalle. Al ejecutante, lo que señala por lo que a él concierne es que las unidades se han mantenido encerradas y no las han sacado a circulación. El artículo 463 del Código de Procedimientos Civiles dice que deben ser (sic) en circulación. Pero para evitar la detención no han entrado en circulación. Se ha decretado también cateo con la fuerza pública y tampoco se ha llevado a cabo.
—¿Quiénes han impedido que se realice el embargo? ¿Son entonces las fuerzas públicas en el estado?
—Sí. Las órdenes se han girado. Los mandamientos se han pronunciado. Por lo que haga a los órganos que se les ha pedido por sus efectos el proceder y llevar a cabo, es donde no se ha llevado a cabo (sic). Yo ordeno que se asegure un vehículo, que se detenga porque se ha embargado. Yo de mutuo propio no puedo salir a perseguirlo y detenerlo; sólo giro la orden para que se proceda; solicito la ayuda de la fuerza pública y los órganos encargados que deben determinar la naturaleza de la diligencia, y disponer de los elementos para que la diligencia tenga éxito.

 

 


 
 
Todos los Columnistas