“¡Me faltó mucho…!”


Habla la procuradora de su “carta abierta”


La misiva nació tras las descalificaciones al primer peritaje psicológico de Lydia Cacho, según reveló la procuradora Villeda. Asegura que su comunicado realmente fue escueto y no manejó todos los detalles que pudo notar de Los Demonios del Edén.


Edmundo Velázquez

 

La procuradora Blanca Laura Villeda consideró que en su carta abierta faltó mucho por escribir y criticar sobre el libro Los demonios del Edén. Admitió que el texto nació luego de escuchar las descalificaciones de Lydia Cacho y Xavier Olea contra el primer peritaje psicológico practicado a la periodista.
Entrevistada vía telefónica unas horas después de ser difundido el comunicado, la funcionaria estatal mencionó que el abogado de Cacho intenta desvirtuar el contenido de los peritajes psicológicos.
“Además cuestiono el proceder de la señora, porque ella ofrece como pruebas unas conversaciones o grabaciones ilícitas, y eso no les causa ningún perjuicio, ninguna molestia. Al contrario, utiliza una prueba ilícita. Y en cambio, una prueba que fue desahogada con las formalidades de ley, dentro de un procedimiento establecido por la ley, le parece también incorrecto y dice que es abuso de poder. Eso es lo que me motivó a escribir esta carta. Y dejo en claro muchas cosas”, mencionó la funcionaria.
—¿Qué le lleva a comentarlo capítulo por capítulo? —Se le preguntó.
—Mira, me falta mucho por escribir. Toma en cuenta que es un breve análisis del libro que hice en muy breve tiempo también. El libro se puede seguir criticando en muchas partes, sólo es lo que pude hacer en unas cuantas horas. Y qué bueno… ya lo tenía analizado, tengo algunas anotaciones en el libro. Y ya basta de usar el argumento de que el libro es una denuncia pública de las redes de pederastia, porque eso es falso. Y si no que me expliquen en qué parte del libro escribió o contiene esa denuncia pública (…) Es una crítica que yo hago. Es lo que pienso. Tan libre lo hago porque tengo libertad de expresión. (…) Es una crítica que hago. Pero te puedo decir que no soy crítica, no soy escritora, ni lo pretendo ser jamás o ni lo intentaría siquiera, pero me gusta mucho leer, y al leer me doy cuenta cuando tiene calidad y cuando no la tiene. Nada más expongo mis puntos de vista y circunstancia que ella misma escribe, y que por lo pronto ya no tiene cómo contradecir. Están ahí en su libro.

 


La procuradora censura a Cambio
Al final de la entrevista, la funcionaria recomendó al reportero “hacer un examen de conciencia”. Aseguró que Cambio se ha mantenido sólo a favor de Lydia Cacho.
A continuación, la versión estenográfica del final de la entrevista:

—Concluye en su carta que (Lydia Cacho) lesiona a un pueblo… ¿Habla de los poblanos? —Preguntó el reportero.
—Hablo de los poblanos quienes hemos tenido que soportar burlas por todo este entramado, así le llamo yo. De los cancunenses que ha juzgado la señora. Incluso un país y todos los mexicanos, estamos siendo acusados por proteger redes de pederastas. Y lo peor de todo, lo da a conocer a organizaciones internacionales con el único afán de ser el centro de atención y ser una protagonista. ¿A ti te parece correcto? —Repreguntó la funcionaria.
—Son apreciaciones personales señora. —Respondió el reportero.
—¿A ti te parece correcto? —Insistió la procuradora.
—Son apreciaciones personales…
—¿Antes de que detuvieran a la señora se llegaba a comentar sobre eso? —Cuestionó Villeda, sobre las redes de pederastia para entrar en debate.
—Pues había señales del problema, signos. —Respondió el reportero.
—Bueno, ahí analízalo, porque tú eres uno de los reporteros quienes siempre escriben a favor de la señora, y estás en tu derecho y siempre lo he respetado, pero analízalo. —Aconsejó la funcionaria.
—Yo quisiera comentarle que no es siempre apoyo a Lydia Cacho. Si recuerda, los días que usted dio argumentos de defensa, se les han mantenido abiertas las páginas de Cambio, medio en el que trabajo.
—Yo nada más te digo: Haz examen de conciencia y analízate si has sido objetivo. ¿Sale? —Concluyó.

 

 


 
 
Todos los Columnistas