Abogados de Chrysler visitarán a Mario Marín

 

Para quejarse por la negligencia de las autoridades poblanas


Edmundo Velázquez

 

Ejecutivos de Daimler Chrysler de México visitarán al gobernador Mario Marín Torres para quejarse por el embargo que se ha incumplido por parte de la Secretaría de Seguridad Pública estatal.
La empresa automotriz, a través de su representante legal, Juan José González Cevallos, aclaró que nunca han pactado con los trabajadores de Motor Convoy una liquidación o un acuerdo. “Daimler Chrysler no se ha hecho responsable de la liquidación de los trabajadores”, aseguró el abogado.
Además explicó que el litigio iniciado contra la empresa que se dedicaba al transporte de unidades es más antiguo a la huelga en Motor Convoy, por lo que la empresa solamente está interesada en el embargo de unidades por un monto de 30 millones de dólares.
Recordemos que en cuatro ocasiones la Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad Municipal intentó hacer efectivas las diligencias ordenadas por el juzgado octavo de lo civil en Puebla, a donde fue enviado desde el Distrito Federal el juicio de embargo que tiene Daimler Chrysler contra Auto Convoy de México, empresa deudora.
También es preciso comentar que la empresa Auto Convoy cambió su razón social en Puebla para convertirse en Motor Convoy Mexicano y después declararse en quiebra y así deslindarse del pleito legal, pero sus trabajadores entraron en huelga y también exigen el pago de sus salarios caídos y una indemnización económica. La semana pasada Leobardo Soto, representante de los trabajadores de Motor Convoy, aseguró que la empresa se deslindó del pago de indemnización sobre los empleados. 
“Daimler Chrysler de México hasta el momento no se ha hecho responsable de la liquidación de los trabajadores de Motor Convoy Mexicano —antes Auto Convoy de México”—aclaró al respecto Juan José González Cevallos, representante legal de la empresa automotriz.
El representante de Daimler Chrysler mencionó que ha tenido conversaciones con los representantes sindicales de Motor Convoy, pero que nunca se les prometió alguna liquidación debido a que a la empresa automotriz solamente le interesa hacer efectivo el embargo.
El representante informó además que en los próximos días llegarán a Puebla los ejecutivos de Chrysler que se van a inconformar ante el Gobierno del estado para cuestionar sobre las trabas que han ocasionado la imposibilidad de hacer efectivo el embargo para asegurar los 38 millones de dólares, monto al que asciende la deuda y los intereses generados a la fecha.
Al momento la armadora automotriz se mantiene en su dicho, y  las medidas de inconformidad siguen vigentes. Estudian la posibilidad de retirar sus inversiones del país —lo que significaría la afectación directa a 38 mil empleados—, así como toda la publicad en medios de comunicación y solicitar la intervención de la Suprema Corte de Justicia para que se investiguen las irregularidades que han surgido en el Poder Judicial de Puebla

 

 

El conflicto en breve
Fue durante al año 2002 que la empresa automotriz  Daimler Chrysler, prestó la suma de 20 millones de dólares a Auto Convoy —ahora Motor Convoy—, con  la intención de que la segunda adquiriera tractores nodrizas para la distribución de vehículos de la marca Chrysler a lo largo del país. La empresa nunca fue reembolsada por el préstamo.
Ante el Poder Judicial del Distrito Federal la empresa ganó el juicio mercantil y obtuvieron el fallo definitivo, la orden de poder asegurar el dinero prestado a través del embargo de todos los vehículos que pudieron haber sido adquiridos con los 20 millones, además de otros inmuebles. Hoy la deuda asciende a 38 millones de dólares.
Mientras tanto, los trabajadores de Motor Convoy, temerosos por el panorama poco favorable decidieron declararse en huelga. Ahora ellos pelean una liquidación de 10 millones de pesos.

 


 
 
Todos los Columnistas