Cambie su revólver por unos kilos de frijol


Tímida respuesta a programa de “despistolización”

 

Leticia Ánimas / Xicotepec / Corresponsal

 

Azúcar, frijol, sal, lentejas, maizena, atún, chiles en vinagre, chícharos enlatados, aceite, leche en polvo, galletas marías, cloro y jabón recibirá cada persona que acepte canjear sus armas calibre 22 en los lugares instalados ex profeso en el estado, aunque hasta el cierre de esta edición nadie se ha acercado a realizar el cambio.
Hace dos días fue puesto en marcha en este municipio, antes conocido como “Villa Tiros”, el programa de Donación de armas de fuego 2007, sin que hasta el momento persona alguna decida dar sus armas de fuego a cambio de computadoras, aparatos electrodomésticos o despensas.
Se informó que las pistolas calibre 38 podrán cambiarse por una computadora personal con monitor, CPU, teclado, y mouse óptico; un segundo paquete a cambio de las armas calibre 25 es una televisión de 14 pulgadas y una plancha, o un horno de microondas, una licuadora de siete velocidades y una plancha. Pero los pobladores de este municipio, famoso porque hasta hace pocos años se dirimían las diferencias a balazos, no se han animado.
O tal vez, como señalaban algunos ciudadanos que pasaban por la explanada de la Presidencia Municipal de Xicotepec, la campaña de “despistolización” del Gobierno del estado se hace en mal momento, cuando la inseguridad en la zona se ha incrementado y prefieren “cuidar el cuero que comer frijoles”.
Las despensas que se entregarán tienen una valor aproximado a los mil 300 pesos, y los paquetes de equipo electrodoméstico y de cómputo van de los dos mil 500 a los cinco mil pesos, además se garantiza el anonimato de la persona quien decida canjee sus armas. No se les pregunta ni nombre, ni domicilio, menos su ocupación.
Así como la respuesta de la población es casi nula, tampoco se nota optimismo respecto al éxito del programa entre los encargados del canje en la región: soldados de la 25 Zona Militar llegaron sólo con cinco equipos de computación, cuatro costales de despensa, dos televisores, un horno de microondas y dos planchas.

 


 
 
Todos los Columnistas