publicidad  
 
Abrir el índice

 

 
       
   
   
   

Un debate de hueva

 

Participantes: Una mujer con look a la Lucía Méndez, el mejor portero en la historia de la selección del Cereso, un candidato con look de Trotsky de rancho, uno simplón, el “Doctor Chapatín” y Gabriel Hinojosa


FOTOS

 

Zeus Munive Rivera

 

 

En la pantalla aparece una mujer con look a la Lucía Méndez toda maquillada, es “La Panasonic”, la misma estudiante de Relaciones Internacionales que se aprendía todo de memoria para repetir las clases que daban sus maestros. Que no improvisaba, que seguía el speech del librito, quien de plano era más que acartonada, que lo mismo recitaba Mamá soy Paquito que Los motivos del Lobo y las odas a la bandera tricolor con el mismo tonito sin matices. Toda ella es inexpresiva como sus porristas que asisten a Sicom a escucharla.


De pronto, la imagen cambia, aparece a cuadro el mejor portero en la historia de la selección del Cereso —dicen que él paraba los goles en el penal de San Miguel como “El Cuate” Calderón—.


Samuel Malpica llora porque vendió su auto y se fue a vivir a una vecindad, porque vendió su coche y porque sus 200 mil pesos son para los niños pobres y que por ello lo metieron a la cárcel, vulgo bote, tanque o frigorífico.


La imagen cambia, en la caja idiota aparece Fernando Canales “El apóstol de la democracia marinista” a éste lo bañaron con lejía, dos horas al vapor de los de El Señorial y le aplicaron el programa “un día sin mota”.


Federico Chilián con su look de Trotsky de rancho de plano dice que en Puebla hay que darle vuelta a la tortilla. Situación que genera varias risas.


Posteriormente, Ruiz Esparza se gana las carcajadas de los asistentes al debate, pues hasta Canales se aguanta la risa: “Si tenemos un equipo en Primera División”.


Toño Sánchez, sin joroba, aparece a cuadro. Éste, de plano, habla bien pero no sirve de nada. Simplemente no aporta nada.
Gabriel Hinojosa es el más claro en sus conceptos.


Es la revelación de la chiquillada en donde ganaron más los pequeños como Chilián con su barbita trostkista e Hinojosa con su G2G y donde los grandes se quedaron a un paso no de ganar, sino de hacer el ridículo.

 

****

 

Humberto Aguilar es el más claro en toda la noche: “Blanca Alcalá se pareció a Salinas de Gortari”. Y tras sacar una tarjetita en la que comparaba las frases del Innombrable con las de la priista termina diciendo: “Sólo le faltó decir: ‘compatriotas’ como muy acartonada parecía recitándole a la bandera.”


Mientras Beto daba su opinión, un saludo frío y forzado entre Blanca Alcalá y Toño Sánchez rubrica el debate igual de gélido y obligado.


Afuera del estudio de televisión pocos panistas esperaban a su candidato.


Humberto Aguilar es el primero en extenderle los brazos a Toño al decirle: “mi presidente, chingaos”, en cambio, los priistas esperan ansiosos darle calor a su candidata.


Valentín Meneses se acerca a Blanca para decirle: “Tú fuiste la ganadora”, e inmediatamente después, Maximiliano Silerio secunda el comentario: “Nos quedamos con las ganas de escucharte, pero te faltó tiempo”.


Del otro lado, José Antonio Díaz García le dice a Toño: “tú ganaste”, pero Toño es poco expresivo con las felicitaciones de sus correligionarios. Muy atrás del grupo que arropa al ex diputado federal, está Paco Fraile, quien no se acerca con su candidato a la alcaldía de Puebla y prefiere quedarse platicando con el consejero Fidencio Aguilar Víquez.


En tanto, el grupo de Blanca se compacta: José Luis Flores Hernández y Víctor Díaz “Pozoles” se dan a la tarea de ser como los guardaespaldas de la candidata, de ser sus pajes. Díaz “Pozoles” se siente ya como el secretario general de la comuna, en cambio Flores Hernández es un poco más discreto y evita mostrar el músculo del poder.


El ex diputado “Pozoles” camina a sus anchas como si el Pozzolcalli y la Pozolería Matamoros ya fueran sus negocios.
Él presume como si el fuera el todopoderoso y como si Blanca Alcalá fuera la gran triunfadora del debate de los candidatos a diputados.


Más humildes, y eso parece increíble, se ve a un Valentín Meneses y a un Javier López Zavala, sólo acompañan a su candidata.
No hay porras.


No existen aplausos.


Sólo pequeñas felicitaciones forzadas.


De uno al otro lado se escucha decir: “¿Y quién ganó?”.


De uno al otro lado se ve a los personajes cuestionados encogerse de hombros.


Unos respondían: “¿Chilián?”


Otros: “¿Canales? (Fernando)”.


En pocas palabras, éste fue un debate de hueva, como la campaña que los seis candidatos encabezan.

 

Versión Online

Columnistas

 
Haga cic aquí para ampliar la imagen

   

 
RSS Feeds
En tu Movil
Video
En tu E-Mail
 
   
Estadisticas

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx
Avenida 16 de Septiembre 4111, Col. Huexotitla, CP. 72240, Puebla, Pue. - México
Tels.(+222)576-0975 / 576-0977
Abrir el ndice