Juez se declara incompetente para procesar a los sicarios


Envía Alberto Miranda el caso al Juzgado Penal de Izúcar de Matamoros


El juez admitió que teme por su vida debido a lo delicado del caso, pues también reconoció que nunca antes había tenido entre sus manos a personas de tal peligrosidad


Edmundo Velázquez

Notas Relevantes

Aprehender delincuentes es tan fácil, que hasta yo lo hice: Miranda de Wallace

Confirma PC que asiste a cinco de los sicarios detenidos

Vale Meneses hace nego familiar con la DIEDO

Notas Relacionadas

Convierten la Academia de Policía en un bunker

Reciben en San Miguel a los ocho sicarios

Se espera formal prisión para sicarios

Extienden plazo para consignar a los sicarios

Notas Anteriores

 

 

Al confirmar el auto de formal prisión para los ocho zetas detenidos en Tlapanalá, el juez Cuarto de lo Penal, Alberto Miranda Guerra, se declaró incompetente para continuar con el caso y lo envió al Juzgado Penal de Izúcar de Matamoros, argumentando que los hechos ocurrieron en ese distrito judicial.


El togado admitió que teme por su vida debido a lo delicado del caso, ya que nunca antes había tenido entre sus manos a personas de tal peligrosidad, como comentó en una sui géneris rueda de prensa llevada a cabo en el auditorio José María Lafragua del Tribunal Superior de Justicia, donde a los reporteros se les pidió “por seguridad del juez” entrar sin grabadoras, celulares cámaras de video y fotográficas.


Al titular del Cuarto Juzgado de lo Penal se le preguntó si ha sido amenazado por otros integrantes del grupo armado del Cártel del Golfo, hecho que negó, pero insistió en que su integridad física corre peligro:


“No, no me han amenazado. Y sí, sí temo por mi seguridad (…) En efecto estas personas pertenecen a ese grupo de delincuencia organizada (…) y no lo digo yo, lo dicen ellos mismos en sus declaraciones”, aseguró Miranda.


El juez insistió que hasta el momento el caso sigue sin ser atraído por parte de la Procuraduría General de la República (PGR) puesto que los agentes del ministerio público locales no pidieron desde la primera etapa de la averiguación previa que las autoridades federales entraran en auxilio.


Ahora será el juez penal de Izúcar de Matamoros, Alberto Bagatella Bermúdez, quien tenga entre manos el caso. Sin embargo el hecho de un traslado de los ocho detenidos a ese distrito judicial se dará a conocer hasta que el mismo juez penal de Izúcar de Matamoros defina si cuentan con las condiciones de seguridad para mantenerlos en prisión o pedir que sean enviados a otro centro de readaptación social (Cereso), incluso fuera del estado de Puebla.


Miranda se negó a dar más detalles del proceso, no especificó si eran ciertas las versiones que involucraban a presidentes municipales y trabajadores de la PGJ de Puebla, pues no podía revelar más datos del caso.

 

 

No cámaras, no grabadoras, no celulares


A las siete treinta de la noche las puertas del edificio central del Tribunal Superior de Justicia se encontraban cerradas. Reporteros, camarógrafos y fotógrafos de más de diez medios de comunicación esperaban a la conferencia informativa a la que se había citado desde el medio día bajo la advertencia de que no sería aceptado el uso de grabadoras o cámaras. Diez minutos más tarde apareció Fernando Ruiz Labastida, jefe de prensa del Tribunal que se disculpó una vez más por el hecho de que los reporteros tuvieran que acudir sin sus herramientas de trabajo.


El siguiente paso fue aún más desconcertante para los representantes de los medios de comunicación. Sin seguir hasta el centro de la sede del Tribunal hicieron antesala entre la puerta principal y una reja que impedía el paso. Ahí les fueron repartidos sobres de papel manila con sellos del Tribunal para que introdujeran celulares, grabadoras y demás aparatos electrónicos.


A aquellos que usaban mochilas, maletas o bolsas se les pidió sellarlas con cinta adhesiva. Uno por uno los reporteros colocaron a la entrada todos sus instrumentos y pasaron al auditorio Lafragua solamente armados de lápiz y papel.


A casi una hora de espera vino una segunda disculpa. El juez se había demorado con el papeleo y las firmas del auto de formal prisión y tardaría otros quince minutos en llegar, por lo que los comunicadores comenzaron a bromear para hacer más rápida su espera.

 

“Es mi primera experiencia”


Poco antes de las nueve de la noche Miranda Guerra apareció disculpándose en el auditorio acompañado de uno de los trabajadores del Juzgado Cuarto de lo Penal.


El funcionario judicial inició explicando que a los ocho detenidos se les había dictaminado el auto de formal prisión poco después de las seis cuarenta y cinco de la tarde, que se había declarado incompetente y que en el juzgado penal de Izúcar se continuaría el proceso 298/2008, sin embargo advirtió que desde un principio, por la peligrosidad de los detenidos, el caso debió haber sido tomado por un juez de distrito.


“El agente del Ministerio Público Federal pudo haber aplicado la atracción del caso. Pudo haber conocido del caso un juez de distrito. Se pudo haber trasladado a los detenidos a un centro penitenciario de máxima seguridad”, enumeró Miranda una serie de “hubiera”.


Sin embargo, ninguno de los hechos ocurrió y las autoridades locales se vieron obligadas a continuar el procedimiento, debido a que el agente del Ministerio Público de la Procuraduría General de Justicia no llevó a cabo la solicitud de atracción desde una primera etapa de la conformación de la averiguación previa, como reprochó el juez.


A Miranda prefirió no comentar sobre las críticas que le llovieron tras reconocer que los detenidos eran miembros del brazo armado del Cártel del Golfo, además insistió en que todas las medidas de seguridad que tomaba, incluso para dar la rueda de prensa, eran por que temía por su integridad.


“Son medidas para protegerse en contra de la delincuencia. Esta es mi primera experiencia de este tipo que estamos tratando en el estado (…) les pido seriedad y tengo la convicción de que ustedes manejarán esta información siendo lo más certero posibles y no prestándose a especulaciones”, mencionó al finalizar el juez penal.

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas