Poniatowska sale a la defensa de su nuera Buxadé


Dice que el gobierno marinista la bloqueó para presidir la presidencia de la CAIP


Ofrece una conferencia denominada “del 68 al 08” (relacionada con el movimiento estudiantil de 1968)


Olivia López Pescador

Notas Relevantes

Póquer de ases rumbo a la sucesión: Datamática

PAN adopta métodos priistas: Manuel Espino

Falta capacitación a policías municipales

Reconoce PAN ir abajo del PRI en las encuestas

IEE no fijará postura de la reforma electoral

Notas Anteriores

 

La periodista y escritora Elena Poniatowska arremetió contra el Gobierno del estado de Puebla, por bloquear a la comisionada Josefina Buxadé Castelán para que no tuviera ninguna posibilidad de ocupar la presidencia de la Comisión de Acceso a la Información Pública, así lo expresó luego de ofrecer una conferencia denominada “del 68 al 08” (relacionada con el movimiento estudiantil de 1968).


Teniendo como escenario el Complejo Cultural Universitario de la UAP, la autora de “La noche de Tlatelolco” argumentó lo siguiente: “A Josefina Buxadé la quiero muchísimo, es mi nuera, es la esposa de mi hijo Felipe. Creo que hace maravillosamente bien su trabajo y yo no tengo más que elogios para ella. (…) seguramente el origen de esa represión ha de ser mi apoyo a Andrés Manuel López Obrador”.


Elena Poniatowska considera que debido a este vínculo familiar y a que como escritora ha mostrado su apoyo al excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, a eso atribuye el origen del bloqueo de Josefina Buxadé para que no sustituya a Antonio Juárez Acevedo al frente de la CAIP.


La también doctora Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Puebla, lamentó la manera en la que se conduce el Gobierno del estado de Puebla, para obstaculizar el trabajo de las mujeres, quienes no se corrompen de manera sencilla como lo hacen los varones.


Por otra parte, en lo que respecta a su ponencia llamada “del 68 al 08”, la periodista y activista política señaló que la masacre de 1968 en la plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco es un crimen de estado que no debe de olvidarse, por lo que lamentó que no se señalen a los culpables de aquel genocidio.


Acompañada del antropólogo Julio Glockner y de Jorge David Cortés como moderador de la mesa, Elena Poniatowska dio a conocer algunos testimonios que recopiló para escribir su libro: “La noche de Tlatelolco”, los cuales son una muestra de la conciencia social que se adquirió hace 40 años en México.


Destacó que el 68 en México, es germen de varios movimientos sociales de protesta, no sólo en América sino en el mundo. Indicó que aunque la tragedia sucedió en nuestro país, estudiantes de Francia, Estados Unidos, Vietnam, Brasil y China también trataban por su parte, cambiar al mundo.


La escritora y periodista Elena Poniatowska –al preguntar al auditorio, si deseaban que les contara que pasó el 2 de Octubre de 1968- al obtener una respuesta favorable, empezó a narrar, que ese día, después de que un helicóptero arrojó luces de bengala, de inmediato empezaron a disparar los integrantes del batallón Olimpia (aquellos que usaban un guante blanco en la mano), mataron a mucha gente, entre ellos, niños, amas de casa, estudiantes y encarcelaron y torturaron a otros.


“Fue una matanza, pero los acribillaron porque querían cambiar el mundo, porque no les gustaba lo que ocurría en ese entonces y el gobierno, aún no sabemos quiénes fueron todos los responsables, respondieron con balas”.


Comentó la escritora que quienes murieron en el 68 nos mostraron que estaban vivos y olvidarlos sería permitir que la historia la sigan escribiendo los poderosos, por eso el “2 de Octubre no se olvida”.


En su intervención, el antropólogo Julio Glockner destacó que el movimiento del 68 es una fuente para varias de las corrientes contraculturales en el país. Al citar a la propia Elena Poniatowska, por un escrito que publicó en la revista “Plural”, señaló que el concierto de Avándaro de 1971, es uno de los hechos más representativos de México, ya que ahí los jóvenes expusieron su inconformidad de la sociedad y la época que les tocó vivir, en donde el desencanto era una cuestión generacional, así como también la falta de futuro.

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas