Inventan aparato para buscar arte oculto

 

Permiten los Rayos-T observar murales ocultos bajo capas de yeso o pintura en edificios con siglos de antigüedad, sin dañarlos


Agencias

Notas Relacionadas

Notas Anteriores


La Universidad de Michigan en Estados Unidos mostró una nueva tecnología para observar murales ocultos bajo capas de yeso o pintura en edificios con siglos de antigüedad.


Los Rayos-T o la radiación Terahertz puede iluminar a través de pulsaciones, incluso bosquejos a lápiz, bajo las pinturas o lienzos sin dañar las obras de arte.


Los métodos actuales no pueden detectar algunos materiales de arte utilizados por los grandes maestros en el pasado, como un tipo de tiza roja.


El equipo de investigadores, que incluye a científicos del Museo del Louvre y la Universidad de Michigan utilizaron la nueva tecnología de imágenes para detectar pinturas de colores y dibujos de grafito de una mariposa a través de 4 milímetros.


Los investigadores creen que su técnica les permitirá ver incluso más profundo, de acuerdo a un comunicado de la Universidad.


En marzo, los científicos llevarán su equipo a Francia para ayudar a los arqueólogos a examinar un mural recientemente descubierto detrás de cinco capas de yeso en una iglesia de Siglo XII."Es ideal este método de evaluación de artefactos históricos como frescos y pinturas murales, ya que generalmente son partes inherentes a la infraestructura del edificio, no es destructivo, no es invasor y además es preciso y es aplicable en el mismo lugar.


Las tecnologías actuales pueden satisfacer uno o más de estos requisitos, pero creemos que esta nueva tecnología los satisface todos", dijo John Whitaker, autor del artículo e investigador del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Ciencias Informáticas de la Universidad de Michigan en su portal de internet.


La formación de imágenes con Terahertz puede reveler una profundidad que otras técnicas no pueden, dice Whitaker.


Mirando lo invisible


Los rayos X, por ejemplo, pueden pasar a través del yeso pero no pueden producir pulsaciones lo suficientemente rápidas para crear una imagen lo suficientemente nítida en profundidad y no se pueden distinguir capas incrustadas en el yeso. Otros tipos de radiación que pueden hacerlo, no producen una fotografía nítida, explica Whitaker.


Asimismo, otro beneficio es que los rayos Terahertz no son potencialmente dañinos como los Rayos X porque no son ionizantes, es decir no tienen suficiente energía para expulsar los electrones de los átomos y formar partículas cargadas, y causar daño como lo hacen los Rayos X.


Situándose entre la radiación de microondas y luz infrarroja, la Radiación T es considerada a menudo como la última frontera del espectro electromagnético. Mientras que los Rayos T existen en la naturaleza alrededor de nosotros, es difícil reproducirlos en el laboratorio por limitaciones de las capacidades de los mecanismos electrónicos y rayos láser.


El aparato utilizado es un híbrido entre la electrónica y el láser, un prototipo ya fue desarrollado y se llama el Sistema T-Ray y utiliza pulsaciones de un láser ultra rápido para acelerar a la antena de un semiconductor que emite pulsaciones de radiación Terahertz.


Los científicos utilizan lentes para apuntar los rayos al yeso.


Los Rayos T traspasan el material, pero en un momento determinado, rebotan. Cuando rebotan, dependiendo del material con el que tomaron contacto, retienen energía. Distintos colores de pintura, o la presencia de gráficos, por ejemplo, ocasionan diferencias en la energía en las ondas de rebote. Un receptor mide esta energía y los científicos utilizan esta información para producir una imagen de lo que hay bajo las capas de yeso o pintura.

 


 
 
Todos los Columnistas