Jesús Encinas se lanza otra vez contra Rafael Micalco


Lo acusa de excluir a más de 200 panistas para la asamblea estatal del próximo 8 de febrero


Se queja de que sólo fueron convocados 50 miembros activos de este instituto político, de los cuales 30 pertenecen al Comité Directivo Estatal y no se invitó a dirigentes de los comités municipales del PAN en el estado


Yonadab Cabrera Cruz



El regidor panista Jesús Encinas Meneses se lanzó en contra de la dirigencia estatal de su partido, por excluir a más de 200 militantes para la próxima asamblea estatal que se llevará a cabo el 8 de febrero y destacó que no fueron convocados los presidentes de los comités municipales del PAN en el estado de Puebla.


“No importa a qué personalidades y políticos excluyeron, porque a los panistas de Huauchinango, de Xicotepec, de Tehuacán y de todos los municipios del estado no les interesa saber si fueron convocados o no Ángel Alonso, Anatere o Paco Fraile, lo que les interesa es saber porqué no fueron convocados sus líderes municipales, quienes son los que pueden dar mayor información y un mejor punto de vista de lo que sucedió en las elecciones del 11 de noviembre”, explicó Encinas Meneses.


En rueda de prensa, Jesús Encinas explicó que a la reunión plenaria que organizó el líder estatal del PAN, Rafael Micalco Méndez, sólo fueron convocados 50 miembros activos de este instituto político, de los cuales 30 pertenecen al Comité Directivo Estatal, incluyendo a los albiazules antes mencionados.


Además, consideró que es momento de que haya una apertura en el PAN, para que los más de 50 mil simpatizantes tengan una oportunidad de hacer algo en el partido y con ello culminar con las presiones que durante mucho tiempo han ejercido los diversos grupos al interior de Acción Nacional y que han mantenido su control a través de diversas presiones: “que el dirigente ya no haga caso a los intereses de los grupos porque son disfuncionales”.


Incluso, sentenció que si no se da esta apertura en el partido, se perderán las elecciones federales del 2009 y con ello todos los espacios que ganó el PAN en el Congreso de la Unión, por ello recomendó a Rafael Micalco Méndez que aprenda de sus errores, pues esta conciliación que pretende hacer debió realizarla desde el día en que asumió la dirigencia del PAN.


“El PAN en Puebla ya no puede perder las elecciones, no nos podemos dar el lujo de perder nuestros espacios en San Lázaro, pero si no se da una apertura en el partido y se eligen a los candidatos de forma democrática vamos a perder nuevamente, ya no lo podemos permitir y tenemos los ejemplos de Felipe Calderón y Vicente Fox, que cuando elegimos a nuestros candidatos y no son impuestos tenemos garantizado el triunfo.”


Asimismo, Jesús Encinas Meneses dijo que en las reuniones sucesivas del Comité Directivo Estatal del PAN se deben incluir a los dirigentes municipales, pues se discutirán las metas, los objetivos y los alcances para las elecciones federales que se llevarán a cabo en el 2009.


También avaló la tregua que realizó Rafael Micalco con Ángel Díaz Caneja y Genaro Ramírez, aunque para el regidor albiazul esta alianza debió haberse dado desde hace tiempo, pues no sólo se pusieron en riesgo las elecciones sino que se perdieron. Además de que Micalco Méndez, según Jesús Encinas estaba más preocupado con su labor como diputado que en sus tareas como líder estatal del PAN.

 

 


Para Jesús Encinas son destacables las obras que se realizaron durante el trienio de Enrique Doger Guerrero, aunque manifestó que algunos recursos destinados para estas construcciones debieron haber sido para Desarrollo Social, ya que algunas de estas obras no eran indispensables en la ciudad.


Consideró que la capital poblana requería más de obras de desarrollo social como pavimentación de calles, ya que según él, los puentes sólo benefician a ciertos sectores de la sociedad, cuando existen cientos de colonias marginadas que requieren de servicios públicos y mayor infraestructura.


“Yo denuncié que las obras son de relumbrón, porque no solucionaron los problemas de tráfico vial, como el distribuidor 475, que además su costo fue excesivo, pues más de 167 millones de pesos no se justifican para la obra final.”


Finalmente, explicó que con estas construcciones se endeudó más al ayuntamiento y ahora Puebla es el cuarto municipio más endeudado de todo el país, sólo rebasado por Guadalajara, Monterrey y Ecatepec, pero la diferencia entre estas ciudades y la capital poblana es que las primeras tienen más infraestructura y modernización.


“Además Puebla es catalogada como la cuarta ciudad más importante del país por el número de población, no por los servicios que presta. La riqueza de una ciudad no se denota en las obras, sino en la erradicación de la pobreza.”

 


 
 
Todos los Columnistas