'Huye' Marín de manifestantes19:18


El mandatario fue abuecheado en Casa Lamm


Mayolo López / Reforma.com

 

En medio de gritos de "¡Pederasta, pederasta!", el gobernador Mario Marín huyó de la Casa de Cultura Lamm, en la Colonia Roma Norte, donde inauguró una semana dedicada al estado de Puebla.

 

Justo cuando Marín Torres concluyó la lectura de su mensaje, una treintena de jóvenes y mujeres arremetieron a gritos en su contra.

 

"¡Fuera pederastas, fuera pederastas!" y "¡Todos somos Lydia, todos somos Lydia!", en alusión a la periodista Lydia Cacho, quien denunció en un libro la existencia de una red de pederastas e involucró al empresario Kamel Nacif, cercano al ejecutivo poblano.

 

"¡Eres un maldito, eres un maldito corrupto!", le espetó una mujer que portaba una copia del rostro de Cacho.

 

Los elementos de seguridad del gobernador lo rodearon, buscando la salida de la Casa Lamm, mientras la gritería arreciaba: "¡Pederasta, pederasta!".

 

Ya en la calle, Marín apuró el paso hacia su camioneta, a cuyo interior lo empujó uno de sus escoltas.

 

La camioneta Suburban arrancó de inmediato y se perdió sobre la avenida Álvaro Obregón.

 

Con el puño en alto, los jóvenes y las mujeres expresaron a gritos su júbilo: "¡Lo corrimos, lo corrimos!".

 


 

 

 


 
 
Todos los Columnistas