Proyecto Z protege a los vendedores ambulantes


Además son cobijados pro la secretaría de Gobernación Municipal


Un censo “político” levantado por funcionarios blanquistas del Ayuntamiento, de las veintiún organizaciones que conviven en el Centro Histórico. Quince de ellas responden a Javier López Zavala, y el resto tienen tendencias hacia el sector popular del PRI –CNOP- pasando por influencia panista-paredista


Yonadab Cabrera Cruz

Notas Relacionadas

Pide Canaco Puebla reubicar a ambulantes 19/02/08

Desafían ambulantes al gobierno de Blanca 23/04/08

Sin concretarse, la reubicación de ambulantes del centro 08/01/08

Buscará Alcalá acercamiento con comerciantes ambulantes 22/01/08

Notas Anteriores

 

Un censo “político” levantado por funcionarios blanquistas del Ayuntamiento capitalino prueba que la mayoría de organizaciones ambulantes que siguen en las calles y se niegan a reubicarse, responden a los intereses del llamado Proyecto Z, y por ello son protegidos desde la secretaría de Gobernación Municipal. Entre las más representativas se encuentran Fuerza 2000 –de Guillermo Cruz- y Asociación 11 de Enero-Hermanos Serdán – de María del Carmen García Rivera-, ya que entre ambas agrupan a 350 ambulantes.


Una copia del tal censo  se encuentra en poder de Cambio,  en el que se da cuenta de las veintiún organizaciones que conviven en el Centro Histórico. Quince de ellas responden a Javier López Zavala, y el resto tienen tendencias hacia el sector popular del PRI –CNOP- pasando por influencia panista-paredista.


El principal operador de Javier López Zavala en el Ayuntamiento es el secretario de Gobernación, Juan de Dios Bravo Jiménez, y es quien lleva las negociaciones a nombre de la alcaldesa para retirar a los comerciantes informales de las calles del primer cuadro de la ciudad, situación que hasta el momento no se ha concretado, y el mismo funcionario municipal reconoció en el Día Internacional del Medio Ambiente, que hasta el momento no tiene ninguna negociación con los ambulantes, los únicos acuerdos que existen fueron los que pactó la administración anterior.


Cabe recordar que Cambio publicó en marzo pasado que las ganancias mensuales que generaban los vendedores informales a Juan de Dios Bravo ascendían a los 700 mil pesos, pero dichas ganancias no sólo son para el funcionario municipal, sino también para el secretario de Desarrollo Social del estado, Javier López Zavala.


Estos datos, de acuerdo al censo que realizó la Segob municipal en la administración anterior, donde se registraron 800 ambulantes, quienes pagan cuotas diarias entre 50 y 100 pesos, de acuerdo al grupo de comerciantes al que pertenezcan.


Según fuentes del propio ayuntamiento, a Javier López Zavala no le conviene que la gestión blanquista concrete la reubicación de los ambulantes por tres razones primordiales: la primera, porque perdería ingresos económicos; la segunda, porque estos grupos le sirven para ejercer presiones político-sociales a la munícipe, al tiempo en que forman parte de la estructura zavalista rumbo a la gubernatura y la tercera, porque con la reinstalación de los informales, Blanca Alcalá se anotaría un punto a su favor para su futuro político, lo que implica entrar en la carrera por la sucesión de Mario Marín.


Estas mismas organizaciones fueron usadas por Javier López Zavala para ejercer presiones en el trienio de Enrique Doger Guerrero y en diversas ocasiones se saboteó el intento de este por reubicarlos. Sin embargo, el ex alcalde capitalino sabía de dónde venían los ataques a través de los comerciantes ambulantes, por eso a menudo ante los medios de comunicación se refería a López Zavala como “el padrino mágico” y al cuestionarle sobre los motivos por los cuales no se podían concretar las acciones para retirar a los informales de las calles del primer cuadro de la ciudad, sólo respondía:


“Detrás de la reubicación de los ambulantes hay intereses políticos, económicos y sociales, por los cuales no se pueden retirar a los vendedores ambulantes de las calles del centro, gracias a esos padrinos mágicos con intereses políticos, pero les quiero decir que sólo afectan a la ciudadanía.”


Las organizaciones de ambulantes cobran vida e importancia de acuerdo a su cercanía con los cotos de poder, pero en los últimos tres años de los que están ligados a la burbuja marinista-zavalista, están la asociación 11 de Enero Hermanos Serdán, que es presidida por María del Carmen García Rivero. Esta organización es la más grande, pues alberga a 150 comerciantes, quienes se instalan desde la avenida 5 Norte entre 8 y 12 poniente, entre la 5 y 7 Norte; de acuerdo con la información en manos de Cambio, este grupo es apadrinado por Javier López Zavala.


Otro grupo con mucha fuerza debido a su cercanía con el funcionario marinista, es Fuerza 2000, su presidente es Guillermo López Cruz, cuenta con 200 integrantes y se dedican a la venta de perecederos. Esta organización opera en la avenida 5 Norte entre 12, 16, 18 Poniente y la 7 Norte.


Otras organizaciones son: Unión de Vendedores Toreros 5 de Mayo, cuyo presidente es Carlos Ramírez Serna; este grupo está conformado por 22 ambulantes, su giro es la venta de ropa, mochilas, cinturones y gafas, operan en la calle 5 de Mayo y 6 Oriente.


Unión de Vendedores de la 5 de Mayo, conformada por 20 personas su líder es Javier Martínez Monterde, también venden mochilas, ropa y gafas, se instalan en la calle 5 de Mayo con 6 Oriente y son zavalistas.


La Unión de Comerciantes Libres Miguel Hidalgo también pertenece a Javier López Zavala, su giro es la venta de bisutería y artículos usados, se instalan en la avenida 8 Poniente entre 9 y 11 Norte y son liderados por Caridad Vélez de Guarneros.
También está la asociación Ambulantes Independientes 16 Poniente, que cuenta con 20 miembros, su líder es Marcelino García Martínez, venden perecederos en la calle 16 Poniente entre 3 y 5 Norte.


Asimismo, destaca entre las asociaciones con simpatías zavalistas la Unión de Vendedores Ambulantes del Centro Independientes 10 de mayo, su presidenta es Josefina Gómez Palacios, tiene varios giros y opera en la calle 5 de Mayo y 10 Poniente. Así como una “asociación independiente” presidida por Alfredo Martínez Pérez que cuenta con 12 integrantes, los cuales venden sus productos de la calle 5 Norte de 12 a 14 Poniente.


Y hay grupos pertenecientes a la CNOP que cobraron fuerza, gracias a las simpatías de este grupo con el “delfín” de Mario Marín, tal es el caso del grupo de Sofía Montes Pascual, que opera en la 3 Norte entre 6 y 8 Poniente. Así como la Alianza de Agrupaciones Autónomas de Gustavo Sánchez Rosas, que alberga a 20 vendedores en la calle 5 de Mayo y 12 Poniente.


También está la Agrupación de Vendedores Independientes del Centro Histórico 11 de Marzo, que alberga a 45 comerciantes, liderados por Martín Juárez Sánchez, esta asociación tiene varios giros y se instala en la 3 Norte entre 8 y 12 Poniente.Todas estas organizaciones de vendedores ambulantes han significado un coto de poder para el secretario de Desarrollo Social, Javier López Zavala, han sido usadas para ejercer presión social a las autoridades municipales, al mismo tiempo en que generan cuantiosas ganancias a sus “padrinos” y forman parte de la estructura electoral del PRI en la capital poblana.

 


 
 
Todos los Columnistas