Telescopio milimétrico en la mira de la ASF


Es una de las obras observadas a la cuenta pública de Vicente Fox Quesada


Según el periódico La Crónica, dicha obra construida por el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) —cuyas instalaciones se encuentran en Tonanzintla— se encuentra bajo investigación de la ASF, debido a que el proyecto se hizo fuera de normas presupuestales


Efraín Núñez Calderón

 

La construcción del Gran Telescopio Milimétrico en las faldas del Pico de Orizaba es una de las obras hechas por el ex presidente Vicente Fox, que cuentan con observaciones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).


Según una nota publicada por el periódico La Crónica, El Gran Telescopio Milimétrico construido por el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) —cuyas instalaciones se encuentran en Tonanzintla— se encuentra bajo investigación de la ASF, debido a que el proyecto se hizo fuera de normas presupuestales.


Según dicha versión periodística, el presidente Vicente Fox lució en 2006 una obra inconclusa, ya que el día de la inauguración se montaron hojas de triplay para simular paneles definitivos. Esta información fue dada a conocer por Gerardo Sosa Castelán, secretario de la Comisión de Vigilancia de la ASF en una entrevista concedida a dicho medio de comunicación:


“Vamos a dar seguimiento a las observaciones que le hizo la ASF al Gran Telescopio Milimétrico desde su construcción, porque no se cumplieron las normas de planeación, programación y presupuesto (…) De acuerdo con el análisis de la Cuenta Pública de 2006, la inauguración y operación del GTM, a cargo del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica, se programó para el 2006, pero en enero de 2008 todavía le hicieron adecuaciones por deficiencias en el proyecto científico.”


Hay que recordar que este proyecto tuvo un costo de 80 millones de dólares, cantidad a la que se sumaron 40 millones de dólares aportados, mediante convenio, por la Universidad de Massachussets, Estados Unidos.


Sosa Castelán dijo que el resultado de la revisión señala que se formalizaron indebidamente 30 contratos, adjudicados directamente. En tres de éstos se rebasaron montos máximos e incluso por inadecuada planeación de la obra se pagaron 79 millones de pesos.


Refirió que se efectuaron pagos indebidos por 598 mil pesos en la adquisición de láminas de aluminio para inaugurar anticipadamente la obra y por hojas de triplay que simularon los paneles definitivos del telescopio.

 


 
 
Todos los Columnistas