Eligen a nuevo dirigente sindical en Mex Mode


Enrique Puente es su nuevo líder


El pasado viernes se realizó la asamblea, luego de varias semanas de que el sindicato permaneció secuestrado por Josefina Hernández y los empresarios coreanos


Yonadab Cabrera Cruz

Notas Relevantes

Sindicato de VW quiere aumento del 13 por ciento

Notas Anteriores

 

La base trabajadora mexicana se impuso al autoritarismo coreano y después de seis años los trabajadores de la empresa de origen asiático Mex Mode tuvieron voz y voto, así como la oportunidad de elegir libremente a la persona que encabezará su sindicato.


En punto de las 10 de la mañana del viernes pasado se llevaría a cabo la asamblea sindical, donde participarían 700 trabajadores de la textilera para renovar el comité de su gremio, el cual había estado secuestrado por Josefina Hernández Ponce y los dueños de la empresa, quienes son coreanos.


Después de diversos intentos fallidos para renovar el sindicato, gracias a la intervención de la Secretaría de Trabajo y Competitividad, así como a la Junta de Conciliación y Arbitraje se pudo llevar acabo una elección transparente y democrática en Mex Mode, aunque con el riesgo de que no proceda, ni sea legal esta renovación sindical.


Los dueños de la empresa y Josefina Hernández intentaron reventar la asamblea sindical al cerrar desde temprana hora las puertas de la fábrica para impedir la entrada a los obreros que esperaban con ansia votar por Enrique Puente Sánchez y así acabar con el autoritarismo de Josefina Hernández.


Mientras que adentro de las instalaciones había alrededor de 400 empleados que también exigían se abrieran las puertas para que se iniciara la asamblea sindical, de pronto los ánimos se empezaron a calentar, pues ni a los representantes de la Secretaría del Trabajo del estado, ni a los de la Junta de Conciliación y Arbitraje dejaban entrar a Mex Mode para dar fe y legalidad de las elecciones sindicales.


“Queremos asamblea”, “fuera Josefina”, “queremos asamblea”, “fuera Josefina”, gritaban los obreros enardecidos esperando que los dueños de la empresa por fin aceptaran la renovación del sindicato.


Tuvieron que pasar más de dos horas para que por fin se abrieran las puertas de la fábrica, y los gritos de júbilo, la felicidad y hasta las lágrimas en los ojos reflejaron la libertad, y el respeto a los derechos laborales, así como humanos que se iban a cumplir después de 6 años de injusticias, despidos, vejaciones y maltratos.


“Sí se pudo”, “sí se pudo”, gritaban los obreros llenos de felicidad, respirando el aire con olor a libertad.


Hasta una valla hicieron para dejar pasar a las autoridades estatales, quienes en el patio, en una asamblea improvisada, donde se valieron de unas sillas, mesas, y tres mujeres cubriéndolos del sol con unas sombrillas se dispusieron a contar uno por uno a los trabajadores, declarando quórum para la asamblea al contabilizar a 469, y con un método democrático arcaico donde sólo levantaron las manos declararon triunfador y nuevo líder sindical a Enrique Puente, revocando a Josefina Hernández.


Finalmente, la procedencia de estas elecciones se determinarán hoy en la Junta de Conciliación y Arbitraje, debido a que las autoridades nunca supieron si los dueños de la empresa efectivamente habían autorizado la asamblea, al ser en propiedad privada: “Debemos analizar los elementos jurídicos para ver si fueron legales estas elecciones o no, porque nos introdujimos en una propiedad privada sin saber si teníamos permiso o no, además de que no había el papel electoral adecuado, entre otras inconsistencias”, informó el representante de la Secretaría de Trabajo y Competitividad, Enrique Martínez.

 


 
 
Todos los Columnistas