Por la última imposición



Héctor Hugo Cruz Salazar

}

Notas Relevantes

Prevé Núñez aplazar resultado de interna

Arrubarrena defiende a las “familias custodias” de AN

En lo oscurito, Marín hace los cambios en su gabinete

Arrebatan a marinistas el proyecto de Valsequillo

Notas Relacionadas

Acusan perredistas al PRI de meter las manos en el proceso

Anuncian perredistas que impugnarán las elecciones

Marín les cerró el paso a los grupos priistas

Notas Anteriores


Tal como lo adelantó Cambio el pasado 11 de marzo las familias custodias de Acción Nacional tratarán de imponer al próximo dirigente municipal de ese partido. El pasado martes 18, en rueda de prensa, el dirigente interino Miguel Méndez anunció que el próximo 20 de abril se realizará una asamblea para tal fin, en la que sólo tendrán derecho a participar los más de 2 mil miembros activos.


Es decir, los “eternos dueños” de Acción Nacional utilizarán las viejas reglas para la selección del nuevo dirigente, ya que esto les garantiza mantener el control del partido en la capital del estado, al menos por los próximos dos años, pues el padrón de los miembros activos está bajo su control desde hace varios años.


Hay que recordar que en la primera semana de marzo, Germán Martínez, dirigente nacional de AN, hizo una serie de propuesta de reforma a los estatutos del albiazul a fin de abrir la selección de sus candidatos y dirigentes, permitiendo ahora la participación de los miembros adherentes, lo que en la práctica llevaría a quitarles el control del instituto político a las familias custodias o al Yunque en primer término.


Desde el 11 de marzo, a través de su columna Tiempos de Nigromante, Arturo Rueda adelantó el escenario que se viviría al interior del panismo poblano ante las reformas aprobadas:


“Los planes de la ultraderecha son muy claros: a la renuncia de Ehlinger seguirá una convocatoria exprés para elegir al nuevo Comité municipal. Y aunque los estatutos vigentes establecen noventa días para llevarla a cabo, el títere Miguel Méndez la fijará para antes del 28 de abril, fecha prevista para que la Asamblea Nacional apruebe los nuevos estatutos. Resumiendo: la ultraderecha quiere hacer su última imposición en la persona de Bernardo Arrubarrena antes de que puedan participar los adherentes.”

 


 
 
Todos los Columnistas