Todos los indicios apuntan a que fue un accidente, afirma Téllez


Rodrigo Vera / Apro

 

Luis Téllez, secretario de Comunicaciones y Transportes, reiteró este miércoles que, hasta el momento, todos los “indicios” apuntan a que fue un “accidente” lo que provocó el percance aéreo en el que murieron el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño; José Luis Santiago Vasconcelos, secretario técnico para la Implementación de las Reformas Constitucionales en Materia de Seguridad y Justicia Penal, y seis acompañantes más.


Así mismo, refutó las versiones que señalan que poco antes del siniestro el piloto de la aeronave declaró una “emergencia” a los controladores aéreos  del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.


Téllez indicó que el Lear Jet matricula XC-VMC –“un muy buen avión construido en Kansas”– volaba normalmente hacia la pista de aterrizaje.


En dos conferencias de prensa, a las que convocó este día, el titular de la SCT aseguró: “No se han detectado indicios que permitan formular hipótesis distintas a las de un accidente, hasta este momento.”


Para apoyar sus argumentos, el funcionario federal mostró las imágenes captadas por radar, en las que se muestra la trayectoria seguida por la aeronave. También dio a conocer la grabación del diálogo entre el piloto y los controladores aéreos, quienes dan las especificaciones técnicas para el aterrizaje, comunicación que súbitamente se cortó sin que el piloto haya declarado una emergencia.


De esta manera, desmintió la versión dada ayer por Ángel Iturbe, vocero del Sindicato Nacional de Controladores Aéreos, en el sentido de que el piloto declaró una emergencia.


“El señor Iturbe miente, está lucrando con un caso del que todos los mexicanos sentimos un gran dolor”, dijo Téllez molesto.


En las imágenes de radar se ve a la aeronave en que viajaba Mouriño, precedida por el avión de Mexicana de Aviación 1692, procedente de la ciudad de Buenos Aires.


Durante las conferencias de prensa, a Téllez lo acompañó el ingeniero Agustín Arellano, director de Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano, quien explicó que el avión “cumplió con los reportes de posición autorizados” y que sus “altitudes y velocidades” se encontraban “dentro de las normas establecidas”, por lo que –reiteró– en ningún momento la aeronave hizo “una llamada de auxilio que permitiera suponer que se encontraba en problemas”.


Téllez anunció que por lo pronto ya se encontró la caja negra, que “es la grabadora de datos aeronáuticos”, y con ello se podrá saber sobre las causas del accidente. Indicó que su análisis será un “proceso largo” que puede llevarse semanas.
En las pesquisas –dijo– participarán expertos de la Dirección de Transporte Aéreo, del Reino Unido; peritos de la Administración Federal de Aviación, del Departamento de Transporte de Estados Unidos, y también técnicos de Kansas, donde se construyó la aeronave.          


Por su lado, Ángel Iturbe se desdijo hoy, en entrevista radiofónica, de sus declaraciones publicadas en el diario Reforma. Señaló que quienes dijeron que el avión estaba en “emergencia” fueron los controladores aéreos, no el piloto de la aeronave, por lo que sus palabras se malinterpretaron.


En tanto, la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA) –a través de su vocero, Leonardo Sánchez– dijo hoy que la distancia entre el Lear Jet y el avión de Mexicana –para 150 pasajeros­– que le precedía era la adecuada, por lo que el accidente tampoco pudo haber sido provocado por un vórtice, turbulencia provocada por un avión de alto tonelaje que desestabiliza a una aeronave más ligera.

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas