Desmiente rector corrupción en la Unides


Asegura que el Congreso aprobó por unanimidad su cuenta pública 2007


Rechazó que esté violando el reglamento interno de la universidad al mantenerse en el cargo


Daniel Hernández Cruz

Notas Relevantes

Agüera ultima detalles del Complejo Cultural

Sabía de la inconformidad de los maestros: Lara

La UAP cumplirá con los jubilados, asegura abogada

Un enigma el tema de la herencia de las plazas

Notas Anteriores

 

El rector de la Universidad del Desarrollo del Estado de Puebla (Unides), Julio Antonio Jiménez Montiel, rechazó las acusaciones de corrupción en su contra y los señalamientos según los cuales viola los reglamentos de la institución. Como prueba aseguró que el Congreso del Estado aprobó por unanimidad su cuenta pública de 2007.


Entrevistado en las instalaciones de la Unides, Jiménez Montiel rechazó que esté violando el reglamento interno de la universidad al mantenerse en el cargo a pesar de que su nombramiento se venció en mayo pasado. Al respecto, señaló que en el decreto de creación de la Unides se especifica que el periodo rectoral es de cuatro años con derecho a una ratificación de otro periodo del mismo tiempo.


En documentos presentados a Cambio se asegura que el rector ha hecho uso indebido de los recursos de la institución. Sin embargo, Jiménez Montiel aseguró que su cuenta pública de 2007 fue aprobada por unanimidad en el Congreso del Estado, y que la universidad es supervisada por el Órgano de Fiscalización y por un auditor externo aprobado por la junta de gobierno de la institución.


En algunos documentos se asegura que el rector hace uso indebido de los recursos. Como ejemplo está el gasto de 72 mil pesos en una fiesta en diciembre pasado. Sin embargo, el rector rechazó esta versión y mostró la factura 037 del restaurante Rincón de Huauchinango, donde se llevó a cabo dicha celebración “por un consumo” y el monto total es de 5 mil 100 pesos.


El rector también rechazó que durante su gestión se hayan entregado certificados de bachillerato y títulos de educación superior de forma ilegal. En los documentos se asegura que en diversos oficios como los DAC/356/07 BGDT/012/07 se entregó dicha documentación sin que se cumpliera con los requisitos obligatorios.


Sin embargo, Jiménez Montiel aseguró que a esos alumnos en su momento sólo se les entregó un certificado parcial por los estudios que hasta ese momento habían concluido, y que en ningún momento la institución se prestó a algún tipo de manejo ilícito.


Entre las acusaciones en contra del rector pesa la de nepotismo al contratar a su hermano Sergio Jiménez Montiel, su hijastra Sandra Sánchez Ramírez y a una mujer de nombre Martha Diana García con quien se le relacionó sentimentalmente.


Ante el señalamiento reconoció que su hermano trabaja dentro de la institución, pero asegura que fue contratado por sus habilidades como psicólogo en centros de readaptación y no por ser hermano del rector. Además, mencionó que su hermano ha conseguido diversos logros dentro de la institución como la titulación en derecho de cuatro personas recluidas en Ceresos: Santiago Goyta Gazo, José Juan Ramos Millán, Manuel Soberanes Rivera y Raúl Carrillo Silva.


El caso de Sandra Sánchez, también dijo que no puede ser un acto de nepotismo pues no tiene un parentesco directo con esta persona, aunque reconoció que sí es su familiar, y recalcó que es una persona capaz para realizar las funciones por las que fue contratada. Además, según Jiménez Montiel, no ha recibido ninguna petición para la salida de estas personas, y que de recibirlas, saldrían de la universidad.


En relación con Martha Diana García, aseguró que desde el mes de marzo no tiene ningún cargo de representación en el campus de Atempan, y la única función que realiza es la de asesorar a algunos alumnos en la elaboración de tesis.


Las acusaciones en contra del rector fueron presentadas ante el secretario de Educación, Darío Carmona García, y ante el gobernador Mario Marín Torres en diversas ocasiones. Ante esta situación, el rector Julio Antonio Jiménez dijo que las acusaciones son de parte de gente que quiere hacerle daño a la universidad, pues esta situación ya fue contestada ante la Secretaría de Educación Pública y ante la junta de gobierno en febrero de 2008.


El rector quiso dejar en claro que tiene 40 años en actividades de dirección educativa y que nunca ha tenido ningún manejo ilícito de recursos, y que no tiene la intención de quedarse más tiempo del debido en su cargo.


 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas