El atentado en Morelia pone en riesgo la seguridad nacional: Felipe Calderón


La sociedad debe poner punto final a la tolerancia a los delincuentes, dijo el Ejecutivo en Nuevo León


Luciano Campos y Arturo Rodríguez / Proceso

 

El presidente Felipe Calderón señaló este miércoles que el atentado en Michoacán, el pasado 15 de septiembre, pone en riesgo la seguridad nacional, y descalificó las críticas contra su gobierno por las políticas que ha adoptado contra la inseguridad.


“Los hechos de Morelia son reflejo de una situación límite que pone en riesgo la seguridad interior de la nación, que demanda una respuesta de Estado superior a cualquier discusión política y de partidos”, dijo.


Asimismo, afirmó que “pretender obtener dividendos a partir del dolor o el sufrimiento de las familias que perdieron a sus seres queridos, va a enfrentar el rechazo unánime y rotundo de la sociedad”.


En medio de un fuerte dispositivo de seguridad, en reiteradas ocasiones el Presidente endosó a la sociedad la responsabilidad de ganar “la guerra” que su gobierno declaró al crimen organizado, pues es la sociedad –dijo– quien debe poner punto final a la tolerancia a los delincuentes.


Durante la inauguración del Centro de Control, Comunicación y Comando (C-4) de esta ciudad, Calderón anotó que “es momento de poner punto final a la cultura de la tolerancia, la complicidad o la impunidad contra el crimen. Es hora de que cada mexicano se sume a la lucha contra los enemigos de la patria”.


E insistió: “Es un error suponer que tolerando podremos vivir en paz. Es un error tolerarlos entre nosotros por lo que sea: por desidia, por miedo o por abierta complicidad. Tolerarlos les permite avanzar en su capacidad logística, en su ambición desmedida de dominar a la sociedad y al gobierno que la representa. Tolerarlos, no denunciarlos, permitir que actúen entre nosotros, es el camino equivocado que hace a México estar en riesgo”, advirtió.


Y, una vez más, el jefe del Ejecutivo calificó los hechos de Morelia como un acto de barbarie que ha enlutado a todo el país y demuestra que los criminales no actúan sólo contra el gobierno federal, sino contra la sociedad, por lo que ésta debe sumarse a la lucha a través de la denuncia.


En un discurso improvisado que duró cerca de 25 minutos, el mandatario federal habló sobre la estrategia de la delincuencia organizada por adquirir base social y sembrar el miedo en la población.


Además, enumeró diversas acciones de su gobierno para enfrentar a los delincuentes, y lejos de claudicar, dijo, se redoblarán las acciones y se destinarán más recursos al rubro de seguridad.


“Estos actos cobardes no quedarán impunes y el gobierno redoblará toda su acción para llevar ante la justicia a los responsables de este acto infame. Que su castigo sirva de ejemplo a todos los que quieren ver a México paralizado por el temor”, prometió.


Antes de la inauguración del C-4, Calderón Hinojosa  estuvo en el municipio de Salinas Victoria, donde inauguró el proyecto Monterrey II, para generar energía a través de deshechos sólidos.


La planta de generación de electricidad fue construida con una inversión de 6.5 millones de pesos y es única en América Latina.


Con este proyecto, la planta alcanzará a generar hasta 12.72 mega watts, que alimentará de energía a prácticamente todo el alumbrado público de los municipios del área metropolitana.


En su discurso, Calderón aplaudió la iniciativa de Nuevo león de usar energía verde, pues –dijo– el calentamiento global es uno de los problemas que debe de ser atendido inmediatamente por la comunidad internacional.

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas