VW, a un paso de estallar la huelga


El líder del sindicato rechazó las ofertas de la empresa de aumento del 1 por ciento y pago de un único bono


Los trabajadores tendrán la última palabra. A través de consulta definirán si aceptan el ofrecimiento de la empresa, si dan mayores facultades a la comisión revisora del sindicato para reiniciar nuevas negociaciones o si optan por estallar la huelga

 

Miguel Ángel Cordero

 

La posibilidad de que en Volkswagen estalle la huelga se ha incrementado, luego de que el dirigente sindical de Volkswagen, Víctor Cervantes Rosas, rechazara los ofrecimientos de la armadora que consistían en un incremento de uno por ciento directo al salario retroactivo a febrero de 2010 y el pago de un bono único de 5 mil 500 pesos para todos los obreros.


La decisión depende de la base trabajadora, pues desde la tarde de ayer iniciaron las consultas en la cuales sólo existen tres opciones: aceptar el ofrecimiento de la empresa, dotar de mayores facultades a la comisión revisora para reiniciar nuevas negociaciones,  y estallar la huelga.


Las encuestas respondidas serán contabilizadas hasta la madrugada de este viernes, entre las cinco y las cuatro de la mañana. Posteriormente se dará una breve rueda de prensa dando a conocer la postura final del sindicato y después se hará oficial la misma al mostrarla a la secretaría del Trabajo y Previsión Social.


No obstante, ya comenzaron a surgir las molestias con la dependencia federal, pues Cervantes Rosas aseguró que en caso de no recibir alguna llamada por parte de la empresa durante el transcurso del día, el sindicato no regresará a las oficinas de la secretaría en el Distrito Federal para continuar con las negociaciones.


Ante la posibilidad de las banderas rojinegras, las empresas proveedoras iniciarán paros técnicos o adelantarán vacaciones. Cerca de nueve mil empresas afiliadas a la CROM son dependientes de Volkswagen y dan empleo a 5 mil trabajadores.


Cervantes Rosas aseguró que los directivos de la armadora han tomado “una postura radical”, motivo por el cual la Comisión Revisora no aceptó la oferta de la armadora alemana del pago de una bonificación.


A las 9:30 de la mañana, el líder sindical se reunió con la base obrera para mostrarles el ofrecimiento de la empresa que finalmente rechazaron por considerarlo una burla. Aseguró que contará con el apoyo de los trabajadores.


De manera simultánea, Volkswagen envió un comunicado en el que justificaba la utilización del bono como paliativo del incremento salarial. Según el texto, ante la drástica reducción de producción y ventas a la que se enfrenta el corporativo, la empresa ha manifestado a su representación sindical que no está en la posibilidad de otorgar un aumento a los salarios en este año.


“La empresa manifiesta su voluntad de seguir negociando el pago único con la representación sindical, y también su disposición de explorar la posibilidad de un aumento salarial complementario a partir de febrero de 2010”.


De enero a julio del 2009, la producción y las ventas de la empresa se han contraído en un 37 por ciento, con el consecuente efecto sobre sus resultados financieros. Volkswagen de México ha intentado sostener su programa de inversiones durante la recesión.


En lo que va del año se ha mantenido un programa de paros técnicos de común acuerdo con el Sindicato y compartiendo el costo entre empresa, trabajadores y el Gobierno federal. Según la Volkswagen, tal medida ha permitido mantener constante la plantilla de colaboradores a pesar de que la reducción de la producción ha tenido como consecuencia un sobrante de personal de más de 400 trabajadores.


En tanto, el secretario de Gobernación, Mario Montero Serrano, reportó que el secretario del Trabajo y Competitividad, Pericles Olivares Flores; y el secretario de Desarrollo Económico, José Antonio López Malo Capellini, ya han abordado a las dos partes para destrabar el conflicto.


Dijo que este “asunto económico” es de vital importancia para Puebla, dado que Volkswagen es la empresa que más empleos para poblanos ostenta. “Esperemos que no haya probabilidad de huelga”. Además, pidió a los trabajadores considerar que el empleo en el país no se está dando tan fácilmente, por lo que deben reconsiderar su postura de incremento salarial.


La posibilidad de que la huelga en Volkswagen finalmente estalle, por la falta de acuerdos entre el sindicato y los ejecutivos de la automotriz, provocó que el gobernador Mario Marín Torres tuviera que solicitar a las partes llegar a un buen arreglo, pues el paro drástico de producción provocaría que se paralice la economía, las fuentes de empleo y los ingresos de las familias.


El mandatario reveló que desde hace dos semanas ha sostenido diálogos con los directivos y con la representación sindical de la armadora germana, en cuyos encuentros ha exhortado a las partes a privilegiar el diálogo y el arreglo.
"Toda huelga es dañina porque paraliza la economía, las fuentes de empleo y los ingresos de las familias", dijo.

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas