Se perdieron casi 3 mil empleos en Puebla


Informó Javier Lozano Alarcón en gira por Puebla


El secretario del Trabajo y Previsión Social se congratula por la estabilidad social que hay en Puebla pese a la crisis económica, pero señala que la entidad no ha logrado salir del lugar 26 en competitividad y sigue debajo de la media nacional en cuanto a percepción salarial


Miguel Ángel Cordero

 

Javier Lozano Alarcón desmintió las cifras alegres del marinismo en creación de empleos e ingresos, pues reveló que en el primer cuatrimestre de 2009 el estado de Puebla perdió 2 mil 938 empleos formales, continuó el hundimiento en materia de competitividad y los pocos trabajos que hay, son de los peor remunerados del país.


Después de una gira en San Pedro Cholula, donde puso en marcha el Programa de Empleo Temporal, el titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) reveló que en el primer cuatrimestre de 2009 el estado de Puebla perdió 2 mil 938 empleos netos.


Esta caída, ubica la tasa de desempleo en Puebla inferior al 4.68 por ciento. El mismo indicador a nivel nacional registra un déficit de 5.25 por ciento.


Tales datos contrastan con la promesa laboral que se hizo al principio de la administración gubernamental, pues el titular del Poder Ejecutivo, Mario Marín Torres, se comprometió a generar anualmente 40 mil fuentes laborales al año en el estado.


Criticó que las empresas mexicanas, entre ellas las de Puebla, aún no hayan adoptado el concepto de productividad, pues el país se ubica en el sitio 60 de una lista de 134 países en el rubro de competitividad. Agregó que al final del sexenio se pretende ubicar a México en el sitio número 30 en esta materia.


Y aún más, debajo de este indicador está Puebla, ya que la entidad no ha conseguido dejar el lugar 26 de los estados menos competitivos según el último reporte del Instituto Mexicano de la Competitividad (Imco).


El funcionario federal además señaló a la entidad poblana por colocarse debajo de la media nacional en cuanto a percepción salarial. Un trabajador local gana en promedio 202 pesos cuando en el resto del país un obrero gana cuando menos 228 pesos.


Lozano Alarcón siguió el mismo esquema discursivo que ha sostenido en las distintas visitas que ha hecho a Puebla y el cual consiste en destacar algunos logros locales antes de revelar la cruda realidad laboral.


El año pasado, en el 40 aniversario del Club de Empresarios, Lozano empezó su discurso reconociendo el trabado del gobernador Mario Marín Torres y de la alcaldesa poblana, Blanca Alcalá.


Este fin de semana, el funcionario federal inició su discurso en la inauguración del Programa de Empleo Temporal felicitando la estabilidad social en Puebla, pese a la crisis económica.


Sin embargo, de inmediato comenzó la crítica, pues se mostró sorprendido por tal estabilidad en los empleos pese a los 200 emplazamientos a huelga en el estado y la caída en trabajos a nivel nacional y estatal.


El secretario visitó Puebla para iniciar la entrega de 442 mil pesos del programa de empleo temporal que será destinado a 66 personas. El funcionario destacó que de los dos mil 200 millones de pesos que se tienen como presupuesto para empleo temporal al cierre de mayo se han ejercido mil 200 millones de pesos.


Explicó que en Puebla se han otorgado más de 62 millones de pesos en apoyo a 179 municipios del estado con este programa. Estos recursos beneficiarán 470 proyectos productivos beneficiando a un total de 8 mil 687 personas.


El Servicio Nacional de Empleo en Puebla destinó 62 millones 600 mil pesos por parte de la Federación, más 15 millones de pesos por parte del Gobierno estatal, con lo que se pretende atender a 130 mil 133 personas. Lozano Alarcón indicó que de enero a mayo el SNE atendió a 54 mil 640 personas y logró emplear a 15 mil 712 trabajadores, esto se traduce en un 28.75 por ciento de eficiencia en la tasa de colocación.


Por otro lado, informó que de acuerdo al último reporte oficial, las afectaciones por la epidemia de influenza AH1N1 para el sector de Servicios y Turismo fueron de entre 70 y 90 por ciento.

 

“El problema no sólo fue de desocupación, sino que hay un grave problema de ingresos. Hay gente que no perdió su empleo, pero sí la mayor parte de sus ingresos. Por ejemplo, los meseros trabajan en el centro de entretenimiento, pero el grueso de sus ingresos, las propinas, por no haber clientes y comensales lo vieron caer de una manera terrible”, dijo.

 

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas