Recibe Víctor Sánchez el Palio arzobispal


Además otros 31 arzobispos de todo el mundo

El Palio es una prenda propia del papa y de los arzobispos como signo de su comunión con él


Staff / Diario Cambio

 

El papa Benedicto XVI impuso ayer la indumentaria litúrgica del Palio a Víctor Sánchez Espinosa, arzobispo de Puebla, junto a otros 31 arzobispos del mundo, entre ellos dos mexicanos, durante una ceremonia solemne en la Basílica de San Pedro.


Con ocasión de la fiesta de los santos apóstoles Pedro y Pablo, el papa impuso el Palio a arzobispos de todo el mundo, durante una misa que presidió en la Basílica de San Pedro que comenzó a las 9:30 de la mañana, mientras el imponente coro de la capilla Sixtina interpretaba el canto de entrada.


Durante la Liturgia Eucarística, en representación de Puebla, recibieron la comunión de manos del santo padre Amelia Martínez, de las Religiosas Pasionistas, y Eugenio Lira Rugarcía, vocero del arzobispado. Al término de la misa, ya en la Plaza de San Pedro, unos 50 poblanos se reunieron para felicitar a Víctor Sánchez Espinosa, quien luego se trasladó a una residencia de la santa sede para atender telefónicamente a los medios de comunicación de Puebla.


Antes de la homilía, el cardenal protodiácono presentó al papa a los arzobispos que habrían de recibir el Palio. En la homilía el vicario de Cristo hizo suyas las palabras de la oración colecta, en la cual se pide a Dios que la Iglesia siga siempre la enseñanza de los apóstoles, de los cuales ha recibido el primer anuncio de la fe. De San Pedro, el sumo pontífice afirmó que él se calificaba a sí mismo como sacerdote a quien el Señor le encomendó apacentar sus ovejas. “Comprendió el ministerio sacerdotal totalmente a partir de Cristo, pastor supremo, que vigila, como una guardia cercana, desde la altura de Dios. Este es un “ver” desde el amor. Ser obispo, ser sacerdote significa asumir la posición de Cristo. Pensar, ver y actuar a partir de su posición elevada y estar dispuesto a dar la vida por los hermanos. Es parte de nuestro deber como pastores penetrar la fe para poder mostrar la razón de nuestra esperanza; una fe que no debe ser teórica sino de vida. Sean modelo para los fieles”, concluyó el santo padre.


Fueron 34 los obispos metropolitanos que recibieron el Palio, provenientes de Argelia, Canadá (2), Brasil (4), Italia (3), Ucrania, Costa de Marfil, Sudáfrica, República Democrática del Congo, Venezuela, El Salvador, Estados Unidos (5), España (2), Indonesia, Ghana, Colombia, Polonia, Gran Bretaña, Burkina Faso, Tailandia, Sri Lanka, y México. Además del arzobispo de Puebla recibirán el Palio. Carlos Aguiar Retes, arzobispo de Tlalnepantla, y Domingo Díaz Martínez, arzobispo de Tulancingo.

 

El Palio es una prenda propia del papa y de los arzobispos, como signo de su comunión con él. Es emblema del obispo, identificado con Cristo, el buen pastor que ha dado la vida por el rebaño y lleva sobre la espalda la oveja perdida. Significa la solicitud por todos, especialmente por aquellos que se alejan del rebaño. Siguiendo una antigua tradición es confeccionado con la lana de los corderos bendecidos por el papa en la fiesta de Santa Inés (21 de enero). Tiene la forma de una faja circular que se coloca sobre los hombros, de la que penden hacia el pecho y la espalda, dos tiras. Lleva grabadas seis cruces (rojas para el papa y negras para los arzobispos). Suele adornarse con tres clavos metálicos (a manera de pisacorbatas), que recuerdan los clavos de la pasión.

 

 

 

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas