Sí es una guerra de bandas entre narcomenudistas

12:55


Confirma Montero que los últimos cuatro ejecutados tienen relación


Miguel Ángel Cordero

 

El gobierno estatal por primera vez aceptó relación entre los ejecutados de estos últimos días. En lo que significó la ruptura del mensaje de que en Puebla los incidentes delictivos eran “aislados”, el secretario de Gobernación Mario Montero Serrano, informó que en Puebla se ha desatado una guerra entre bandas de narcomenudeistas, aunque no se han establecido las grandes bandas del crimen organizado.

 

El funcionario confirmó la reunión de emergencia que presidió ayer el gobernador Mario Marín ante los titulares del Ejército Mexicano, de la Procuraduría General de la República y de la Policía Federal Preventiva, en la cual se estableció incrementar la vigilancia en retenes.

 

El territorio de estas bandas que luchan por el control de la venta de estupefacientes en Puebla se encuentra en la zona de Cuautlancingo, Coronango, la junta auxiliar Ignacio Romero Vargas e inclusive llega hasta parte de San Pedro y San Andrés Cholula. Aunque negaron las autoridades locales la presencia del narcotráfico —no de los delitos federales en Puebla—, admitieron que sólo la Federación puede confirmar el nombre de los grupos que presuntamente operan en Puebla.

 

Respecto a los ejecutados, el procurador General de Justicia, Rodolfo Igor Archundia Sierra, informó que uno de ellos tenía antecedentes penales que hacen suponer que sus actividades delictivas llevaran a dar con sus ejecutores. Respecto al otro sujeto encajuelado, señaló que su perfil no estaba vinculado con el delito.

 

Posteriormente aseveró que los otros atentados que en el pasado han ocurrido contra integrantes de la PGJ no fueron perpetrados por esta guerra de naromenudeistas, sino que abrió la posibilidad de que los homicidas pertenezcan a bandas organizadas más grandes. Las órdenes de aprensión ya fueron liberadas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 
 
Todos los Columnistas