Fueron sembrados los narcoejecutados


Fuentes de primer nivel de los cuerpos de seguridad de Puebla revelaron a Cambio que tres de los cuatro narcoejecutados fueron sembrados en territorio poblano, pues de acuerdo a las indagatorias, éstos operaban en el Estado de México

 

Héctor Hugo Cruz Salazar

 

Tres de los cuatro ejecutados que generaron pánico en Puebla a lo largo de la semana pasada no son originarios de la entidad, sino del Estado de México, establecen las primeras indagatorias de la Procuraduría General de Justicia, por lo que  se presume que los cuerpos fueron sembrados con intenciones desconocidas.


Aunque en un principio desde la Secretaría de Gobernación se manejó la hipótesis de una guerra de narcomenudistas, las investigaciones ya se encaminan a determinar quiénes y por qué trajeron los cuerpos a Puebla.


La versión sobre la siembra de los ejecutados ha puesto en alerta a las autoridades estatales, pues temen que la Federación esté preparando una intervención en Puebla similar a la sucedida en Michoacán para golpear al Gobierno priista, sobre todo ante la cercanía de las elecciones del próximo 5 de julio.


La hipótesis que se maneja en el primer círculo marinista podría tomar forma con el hecho de que desde el fin de semana pasado llegó a Puebla un vehículo blindado que sólo utilizan las Fuerzas Especiales en las zonas en donde son constantes los enfrentamientos entre bandas de la delincuencia organizada y los cuerpos de seguridad.


Además, como se menciona hoy en el reportaje que presenta Cambio sobre el vehículo, sólo existen en el país 10 de este tipo y uno ya está en tierras poblanas sin que exista una explicación oficial al respecto, además de que los niveles de violencia que hay en Puebla, si bien han subido, no tienen comparación alguna con los que se registran en estados del norte del país, donde ya hay más de mil muertos en lo que va del año.


El primer cuerpo sembrado fue el del sujeto que fue encontrado en un Tsuru negro el pasado domingo 21 de junio. Con lo que respecta al encajuelado encontrado ese día en el Camino Nacional de la colonia Villa Olímpica, el secretario afirmó que la persona ejecutada no era originaria de la zona, sino que lo mataron en otro lugar para dejarlo en el sitio mencionado.


El mismo 21 de junio, se encontró el segundo cuerpo sembrado en Acatzingo, el sujeto, que permanece en calidad de desconocido, también estaba amordazado con cinta industrial gris de pies y manos, en la boca tenía un calcetín, y presentaba signos de tortura, además de que se hallaba en avanzado estado de putrefacción.

 

El último narcoejecutado fue encontrado el 24 de junio, en el kilómetro  116 + 500 de la autopista México-Puebla, también estaba amordazado con cinta industrial color gris y tenía un tiro en la cabeza. Al igual que en los dos anteriores casos, permanece en calidad de desconocido. Se encontró también un narcomensaje.

 

 

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas