Pedro Aspe apoyó IVA para alimentos y medicinas


El extitular de la SHCP dice que es una medida necesaria para contrarrestar la crisis


Miguel Ángel Cordero

 

Pedro Aspe Armella, exsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), utilizó la conferencia que impartió al Club de Empresarios para respaldar el proyecto económico del presidente Felipe Calderón Hinojosa. Incluso, dejó abierta la posibilidad de gravar el IVA a alimentos y medicinas, pues ésta sería una medida necesaria para contrarrestar los efectos de la crisis en 2010.


Durante una comida con el Club de Empresarios de Puebla, el exfuncionario de gabinete durante el gobierno del priista Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), señaló que se requiere incrementar los ingresos, reducir el gasto público, y pedir un préstamo para que el país enfrente la recesión de éste y el próximo año.


En su defensa del proyecto calderonista, Aspe Armella dijo que para mejorar los ingresos, consideró que la recaudación del IVA y el ISR debe incrementarse.


Incluso defendió al presidente respecto a la falta de distribución de un reciente crédito nacional que obtuvo el Gobierno, pues dijo que los recursos fueron destinados a la contingencia sanitaria por la epidemia de influenza AH1N1.


“No carguemos cosas que no por situaciones partidistas (…) me cuesta trabajo ser criticón ahí, sobre el tema de influenza. El Gobierno federal no hizo mal y no fue fácil para la Federación aminorar el impacto económico de la epidemia”, expresó.


Consideró “magnífico” el trabajo de Agustín Carstens en la SHCP y el de Guillermo Ortiz en el Banco de México. “También es magnifico el trabajo del Bancomext y el de la Banca de Desarrollo.”


Elogió la manera “maravillosa y espectacular” con que ambos han impulsado hacia la baja de las tasas de interés reales. Sin embargo, objetó la “casi nula inversión en infraestructura básica” en los últimos años, que atribuyó a que el gasto gubernamental se ha dedicado “principalmente al gasto corriente”.


Luego de que admitiera tener fe en las medidas de Felipe Calderón, pues es un gobierno prudente, respaldó la tesis de que la debacle económica proviene de Estados Unidos y no de México. Tal argumento es uno de los principales esgrimidos por Acción Nacional en este proceso electoral.


A poco más de 20 días de la elección de julio, Aspe dijo que fue la política monetaria “errónea” de Alan Greenspan, en Estados Unidos, la causante del desastre financiero mundial.


Añadió que la crisis no se originó en el mercado inmobiliario de Estados Unidos —las hipotecas subprime, otorgadas a clientela sin capacidad de pago—, sino en el conjunto de consumidores estadounidenses que se dejaron llevar por lo atractivo de comprar a crédito diversos bienes, con tasas de interés real menores a cero por ciento.


La medida funcionó quizás en el primer año, dijo, pero el error fue que se mantuvo durante cinco años. Entonces, el Gobierno estadounidense reaccionó tarde, pues cuando decidió subir nuevamente las tasas de interés, el mercado ya estaba endeudado y el valor de las casas y en general los inmuebles se fueron para abajo.


Y cuando las casas de los estadounidenses ya valían menos y también estaban devaluados sus fondos de retiro (pensiones), los consumidores se pusieron nerviosos y empezaron a recortar sus gastos en bienes como autos, casas y enseres mayores.


Consideró que 2009 será un año perdido en materia económica, pero, además, la recuperación que se dé, en 2010 o hasta 2011, será lenta y frágil.


Agregó que la fragilidad de la recuperación económica será evidente, pues “cualquier choque, por pequeño que sea, la va a desvirtuar”.


El también presidente de Protego —firma financiera que, entre otras cosas, ha reestructurado deudas de gobiernos estatales, como las del Distrito Federal y el Estado de México— señaló que México se encuentra “frente a la puerta de una época de expectativas disminuidas”, tanto de personas como de mercados, que podría extenderse de tres a cuatro años.


Otro error del Gobierno norteamericano, agregó Aspe, fue no haber rescatado al banco de inversión Lehman Brothers, hecho que generó el pánico y la incertidumbre en los mercados financieros y bursátiles, que generalizó la crisis.


Asimismo, señaló que el déficit público de entre 12 y 14 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) que se espera en Estados Unidos hará que la recuperación sea lenta en ese país y, por lo tanto, en México, cuya economía depende en más de 80 por ciento de la de EU.

 

Ante ello, el extitular de Hacienda recomendó: “Más vale que empecemos a apretarnos el cinturón, a ponerle agujeros adicionales (al cinturón).”

 

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas