Denuncia Henaine a Bernat por sus fechorías


Además de sus colaboradores que se encargaban de dobletear los boletos

 

La Directiva de Puebla mandó hacer una auditoria, ésta dio como resultado que había un desfalcó de cuatro millones de pesos por parte de Bernat y sus empleados; Erika Portillo Sandoval y Álvaro Flores

 

Fernando Zulbarán y Rojas

 

Ricardo Henaine Mezher y Jesús López Chargoy presentaron ante la Procuraduría General de Justicia del estado una denuncia, que obra en el expediente número 183 / 2008 en poder de CAMBIO, en contra de Francisco Bernat Cid y sus colaboradores. Esto después de constatar por medio de una auditoría que se estaba doblando el boletaje y con ello lograban obtener mayores ingresos que no reportaban al resto de la sociedad camotera, embolsándose cantidades hasta por cuatro millones de pesos que nunca pasaron por las arcas de la franquicia.


Además, de acuerdo a fuentes de la directiva consultadas por CAMBIO, existen más pruebas documentales en su poder que demuestran que Bernat Cid les estaba jugando chueco, por lo que optaron por contratar los servicios de un Corredor Público para realizar una auditoría de la venta de boletos para el partido de Puebla vs Cruz Azul, del pasado 26 de octubre de 2008, en el cual presuntamente se detectó un desvío en lo recaudado.


En el acta del fedatario público quedaron asentadas las pillerías de Bernat, quien gracias a una máquina que duplica los boletos —que presuntamente es de su propiedad— logra dobletear las entradas para así reportar un número alterno de los vendidos al que en realidad se dio para poder embolsarse el dinero de los boletos no registrados, además de colocar otro tanto entre los revendedores del estadio Cuauhtémoc con quienes tiene un negocio turbio para así seguir cosechando ganancias de giro negro.


Las fechorías de Francisco Bernat Cid fueron confirmadas por su propia empleada, Erika Portillo Sandoval, quien en una declaración durante el interrogatorio procesal terminó desenmascarando a su propio patrón al afirmar que ella ni el contador, Álvaro Flores Cid de León, llevaban cuentas claras del equipo, pues su jefe —y socio mayoritario del Puebla— les ordenó no asentar la contabilidad total de la franquicia.


En el documento se asienta que fue la misma Portillo Sandoval quien firmó junto con Héctor Vera y Gustavo Reyes, el conteo del boletaje sobrante durante dicho partido, además de que confirmó formar parte de la pandilla de los Bernat.


No obstante afirmó nunca haber trabajado para la franquicia del Puebla pues según dijo ella se encuentra bajo las órdenes de la Familia Bernat Cid quienes deciden de acuerdo a sus intereses donde colocarla.


Ante tal situación fue llamado también a declarar al vicepresidente del Club Puebla y encargado de las finanzas de Francisco Bernat Cid, Álvaro Flores Cid de León, quien en su declaración dio a conocer que la recaudación del dinero obtenida del boletaje era entregada a dos accionistas de la franquicia que son, Jaime y Francisco Bernat Cid —hermanos de Paco Bernat— quienes decidían que hacer con la cantidad recaudada.


Otra de las actividades ilícitas a las que recurría Bernat es la supuesta duplicidad de contratos ante la Federación Mexicana de Fútbol en donde la persona moral acreditada como encargada del manejo del Club Puebla es la empresa Futbol Soccer S.A. de C.V. y era a través de esta que daba de alta a los jugadores con un salario distinto para así evitar el pago de impuestos y alterar la contabilidad financiera de la institución camotera.


Los jugadores eran firmados con una empresa cuya razón social es Todo Futbol S.A. de C.V. cuya existencia confirmó en la propia acta ministerial, Flores Cid de León y fue a través de este medio como alteraron la nómina y contratación de los miembros del plantel para así simular y duplicar cifras de los de la Angelópolis y así hacerse de recursos excedentes no comprobados ante el resto de la directiva de la Franja.

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas