El fraude de Stanford no perjudicará a la economía


Informó José Antonio López Malo


Miguel Ángel Cordero

 

Notas Relacionadas

Poblanos perdieron 300 millones de dólares con Stanford170309

La pérdida de 300 millones de dólares que tuvieron los inversionistas poblanos de Stanford no perjudicará la economía del estado, a pesar de la fuerte cantidad de dinero desaparecido, pues el monto referido provino del patrimonio de los empresarios y no del capital que tienen destinado a sus empresas, informó José Antonio López Malo Capellini, secretario de Desarrollo Económico.


Ayer, CAMBIO publicó que de acuerdo a la firma de abogados Rivadeneyra Treviño y De Campo SC, 120 empresarios poblanos resultaron afectados por el fraude bancario de la financiera Stanford y perdieron casi 300 millones de dólares.


Entrevistado al respecto, López Malo Capellini informó que aunque tiene conocimiento del impacto económico que tuvieron los empresarios que invirtieron en Stanford, tiene noción que los 300 millones de dólares corresponden al patrimonio personal de los inversionistas.


De esta forma, explicó que ninguna de las inversiones perdidas perjudicara el empleo en el estado, pues el capital destinado a las empresas de algunos empresarios que invirtieron en el fondo permanece intacto.


Dijo que incluso hay el caso de un inversionista que había ingresado fondos a Stanford pero también previamente había pedido un préstamo mayor al monto de lo que había ingresado, por lo cual “no sólo no perdió sino que hasta tuvo una ganancia con la caída”.


Entre los nombres de empresarios poblanos que invirtieron en Stanford destacan Gerardo Fernández Sánchez —ex titular de la Sedeco y dueño de la embotelladora Fersan—, Juan José y Pablo Rodríguez Posada; Carlos Solana, José Luis Sánchez Heredia, Luis Escudero Montoto, Alberto de la Fuente Guzmán; los hermanos Reyes y Jesús Huerta Ortega, Jesús Trillo, así como Alberto Lichtle y Mauricio Ehlinger.


Versiones periodísticas señalan que Fernández Sánchez invirtió todos sus ahorros en este fondo perdido.


Por otro lado, López Malo Capellini informó que el esquema de paros técnicos ha permitido que 150 trabajadores que ya no laboran, debido a la suspensión de uno de los turnos de trabajo de la producción del Beetle y el Jetta.


Agregó que este esquema se ha repetido entre las empresas proveedores de Volkswagen, pues la buena relación entre la empresa alemana y el sindicato ha demostrado de qué forma se pueden impedir despidos masivos.

 

Sin embargo, reconoció la caída que ha tenido la producción de automóviles en la industria germana. El año pasado, Volkswagen México produjo más de 400 mil vehículos, este año se esperan apenas 360 mil.

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas