“Intolerable”, la violencia generada en México por el narcotráfico: Hillary Clinton


Luciano Campos Garza / Apro

 

La secretaria de Estado estadunidense, Hillary Clinton , concluyó hoy su estancia de dos días en México, con un discurso en el Tec Milenio, en el que dijo calificó de "intolerable" la violencia generada por el narcotráfico en México, aunque admitió que se trata de un fenómeno en el que ambos países fronterizos comparten la responsabilidad.


Ante estudiantes y profesores de ese centro de estudios, añadió  que “este es un desafío que vamos a tratar conjuntamente con ustedes, es algo que ha aterrorizado a la comunidad mexicana, especialmente a lo largo de la frontera, y uno mi voz todos los que saben que esta situación es intolerable para los ciudadanos sinceros y que cumplen con la ley en México.


Y puntualizó:


“Esto afecta no solo al gobierno, a las fuerzas policiales, armadas o sistema judicial de México, sino a los más de 60 millones de personas americanas que viven a lo largo de la frontera con México. Por eso he dejado muy en claro en mi primera visita a México que el narcotráfico no es solo problema de México, sino también de Estados Unidos”.


En su discurso, que fue transmitida en videoconferencia satelital a los 33 campus del sistema Tec Milenio, la funcionaria estadunidense afirmó que los narcotraficantes utilizan armas que compran en Estados Unidos para combatir y desafiar a las fuerzas policíacas y militares de México. 


El tráfico de estupefacientes, dijo, genera en Estados Unidos ganancias por más de 25 mil millones de dólares al año.


“Los cárteles son financiados, en parte, por la demanda de nuestro país por droga. Estás ganancias están armando a los cárteles financieramente y les permite continuar con su campaña de violencia con absoluto desdeño a la ley”, precisó.


Durante su breve estancia en esta ciudad, Clinton estuvo acompañada por la secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa Castellano; el secretario adjunto del departamento de Estado para el hemisferio Occidental, Thomas Shannon, y el cónsul general de Estados Unidos en Monterrey, Bruce Williamson.


Bajo un intenso calor y vestida con un traje sastre rojo que la hacía resaltar entre la multitud, la secretaria de Estado se reunió con unos 200 alumnos del Tec Milenio, universidad filial del Tecnológico de Monterrey, y ofreció la conferencia titulada “Relaciones entre México y Estados Unidos”.


De buen humor y sonriente, antes de ingresar al auditorio saludó y se tomó fotografías con decenas de chicos que hicieron valla para recibirla.


En su discurso, la esposa del expresidente de Estados Unido, Bill Clinton, reiteró la necesidad de que México y Estados Unidos resuelvan  juntos los problemas comunes, e invitó a los jóvenes a participar en la nueva era, la de Barack Obama y Felipe Calderón.


Abundó:


“México y Estados Unidos son como una familia y compartimos una de las fronteras más activas del mundo. Todos los países y todas las familias tienen problemas. Cualquiera que diga que no tiene problemas habrá que verificar si no vive en el espacio exterior”.


La secretaria de Estado dijo, así mismo, que antes de viajar a esta ciudad, visitó la Basílica de Guadalupe y confesó que quedó impresionada por la imagen de la Virgen de Guadalupe.


Comentó también que tuvo oportunidad de estar en las instalaciones de la Policía Federal en la delegación Iztapalapa,  donde vio helicópteros Black Hawak que fueron adquiridos con una aportación de 80 millones de dólares del presidente Obama a México, para el combate a la delincuencia organizada.


“Quede muy impresionada por la dedicación y la moral en alto de los jóvenes, hombres y mujeres que están dispuestos a poner en riesgo sus vidas por el país que aman, es algo que nos sirve de inspiración a todos”, afirmó.


En la sesión de preguntas y respuestas, Clinton reprochó que el anterior presidente George W. Bush impulsara la construcción de un muro fronterizo en la frontera con México, y anunció que el gobierno de su país analiza si es preciso continuar su construcción.


“Hemos visto y escuchado legítimas quejas sobre el muro fronterizo. En muchos lugares solitarios de nuestra frontera puede tener sentido que se construya, pero en otros lugares que fueron construidos en la administración de Bush, creemos que no. Por eso estamos viendo con atención qué si funciona ahí y qué no”,


Dijo que no se prevé la incursión de agentes norteamericanos en territorio mexicano y justificó el incremento de elementos policíacos en la frontera. Adujo que más que vigilar el cruce de indocumentados, éstos buscarán detener el tráfico de droga armas y personas.


“Vamos a hacer una mayor supervisión y cómo vamos a poner un mejor sistema para ver qué es lo que llevan esos transportes. Podemos preocuparnos nosotros de lo que va de sur a norte, pero los mexicanos también se preocupan de lo que va de norte a sur, que puede ser armas de asalto, bazúkas granadas”, indicó.


A las 14: 00 horas, la visitante estadunidense se desplazó en una caravana de 14 camionetas blindadas a la planta de tratamiento de deshechos sólidos de Nuevo León en el municipio de Salinas Victoria. Ahí, firmó como testigo de honor el Acuerdo de Cooperación para el Desarrollo de Fuentes de Energía Renovable que pactaron la Universidad Autónoma de Nuevo León, el Tec de Monterrey y la Universidad de Texas en Austin.


En presencia de los rectores de las tres instituciones, y el gobernador Natividad González, dijo que Estados Unidos debe voltear a Monterrey pues el sistema de tratamiento de deshechos de la planta Simeprode que visitaba no tenía paralelo con ninguna de su país.


La visita de Clinton no estuvo exenta de incidentes: las autoridades registraron dos manifestaciones ciudadanas: La primera se llevó a cabo en el exterior del Aeropuerto Internacional Mariano Escobedo, donde un grupo de diez colonos que quieren impedir la construcción del nuevo estadio de Rayados en Guadalupe, se cubrieron la cara con fotografías de Barack Obama, y exhibieron una manta que decía: “Obama, Hillary, S.O.S Parque Bosque La Pastora".


En la segunda, tres manifestantes de Provida extendieron mantas en las que se leía: “Alto al imperialismo abortista" y "Las mujeres mexicanas, sí amamos a nuestros bebés".


Las mujeres fueron invitadas a retirarse del evento.

 

De ahí, la secretaria de Estado se desplazó por tierra al Aeropuerto de Monterrey y dejó la ciudad a las 5:45 de la tarde.

 

 

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas