Anuncian construcción de dos nuevos penales, uno de “súper máxima seguridad”

 

De la redacción / Apro

 

El secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, anunció hoy la construcción de dos nuevos penales federales, uno exclusivo para secuestradores y, el otro, para reos de extrema peligrosidad.


Al poner en marcha los trabajos de la primera sesión de la Conferencia Nacional del Sistema Penitenciario, el funcionario, que sigue sin explicar la construcción de una mansión con valor de 20 millones de pesos en uno de los fraccionamientos más exclusivos de la Ciudad de México, detalló que el primero se construirá en Guasave, Sinaloa, y, el segundo, en Papantla, Veracruz.


En este último, dijo, se construirá un módulo de "súper máxima seguridad, que es un nuevo concepto que se maneja ahora en el sistema penitenciario", dijo.


García Luna recordó que en Jalapa, Veracruz, se instalará también la Academia Nacional del Sistema Penitenciario, en donde se capacitará a administradores y personal en general de los reclusorios.


Afirmó que los problemas de violencia, homicidios, ataques de comandos y fugas de los penales no se resolverán con oficios ni buenas intenciones, sino con coordinación y estrategias.


Dijo que “debe superarse la actual situación de las cárceles, que se han convertido en escuelas del crimen”.


De acuerdo con el funcionario, la población penitenciaria nacional actual es de 222 mil 073 internos, entre procesados y sentenciados, hombres y mujeres, acusados de delitos del fuero común y federal.


Durante esta primera sesión fue designado como presidente de este organismo el subsecretario del Sistema Penitenciario Nacional, José Patricio Patiño Arias, y como secretario técnico, Eduardo Enrique Gómez García, actual titular del órgano administrativo desconcentrado del sistema penitenciario.


En este marco, el titular de la SSP federal llamó a los responsables de la readaptación social y a los directores de los penales, a asumir compromisos y evitar que desde el interior de las cárceles se cometan delitos como la extorsión.


En su opinión, el sistema penitenciario debe convertirse en el último eslabón de la cadena de la seguridad pública, y consideró que las cárceles deben dar herramientas al reo para salir a la convivencia en condiciones de legalidad en la sociedad.


Por su parte, el subsecretario del Sistema Penitenciario Federal, Patricio Patiño Arias, sostuvo que los problemas en este rubro son graves en el país, debido a que de los 222 mil 073 internos que se encuentran bajo cautiverio, 41% está en prisión preventiva porque no han sido sentenciados. Es decir, más de 90 mil internos.


Aclaró que dos terceras partes de los reos de todo el país purgan penas inferiores a los tres años y son de poca peligrosidad, por lo que podrían ser excarcelados.


Precisó que 5% de los internos, 11 mil 142, son mujeres, lo que dificulta el establecimiento de centros exclusivos para ellas.


Patiño Arias destacó que en los últimos 15 años, la población penitenciaria se duplicó, en parte como consecuencia del aumento de la delincuencia a partir de la década de los noventa, y por el aumento en la duración de las penas. En contraparte, dijo, la infraestructura penitenciaria no creció al mismo ritmo.


En la actualidad, el sistema penitenciario nacional cuenta con 438 prisiones en los tres órdenes de gobierno, con una capacidad instalada de 172 mil 151 espacios, por lo que la sobrepoblación actual es 49 mil 922 reos.


Agregó que se debe aprovechar la infraestructura penitenciaria que existe en el país con nuevas políticas, porque hasta antes de que se promulgara la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, las políticas penitenciarias se centraron en la contención de los reos y no en la readaptación.

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas