Niegan plazas al Hospital General de Huauchinango


Refrenda su compromiso con los que menos tienen Para los trabajadores existe un trasfondo político-electoral

 

Además señalan que las negociaciones entre el Sindicato y Segob están obstruidas por cuestiones políticas

 

Leticia Ánimas Vargas / Corresponsal / Huauchinango, Pue

 

Para algunos trabajadores de la salud de Huauchinango, hay un trasfondo político-electoral en la negativa para otorgar nuevas plazas para la puesta en marcha del Hospital General de Huauchinango, que permanece cerrado luego de que hace 17 meses fue inaugurado.


El nosocomio, cuya construcción inició en el 2003, parece condenado a la inoperancia tras cancelarse su apertura el pasado 16 de febrero. Primero fue la insuficiencia de recursos lo que retrazó la obra, que pudo concluirse apenas en octubre de 2007, más tarde la falta de servicios públicos, concretamente de drenaje y electricidad, luego la falta de equipo y ahora es la insuficiencia de personal lo que ha impedido su atención al público.


Pero aunque los trabajadores de la Salud de Huauchinango reconocen que es válida la demanda de su dirigente sindical, Malcom Ramírez Martínez, de crear más plazas, aseguran que está siendo manejada políticamente a conveniencia del líder, quien según ellos “está cotizando su apoyo tanto a Javier López Zavala como a Rafael Moreno Valle, quienes quieren gobernar el estado, por el PRI y el PAN, respectivamente”.


“Nos van a dar más chamba por el mismo salario, eso no lo vamos a permitir, pero las negociaciones entre el Sindicato y las autoridades están entrampadas por cuestiones políticas”, consideraron.


El funcionamiento del nuevo edificio del Hospital General está detenido porque la Secretaría de Salud no ha autorizado la contratación de 80 trabajadores, que se sumarían a los 100 que hay actualmente.


Hace veinte días les pidieron a los empleados administrativos que trasladaran el área de enseñanza y el archivo, diciéndoles que el establecimiento sanitario empezaría a dar servicio al público desde el pasado 16 de febrero. Llevaron sus cosas, se instalaron, pero luego llegó la orden de regresarse al viejo edificio ubicado en la calle Nigromante, que desde hace varios años es insuficiente.


El antiguo Hospital General se encuentra saturado; a los enfermos se les atiende sobre camillas ubicadas en los pasillos, no hay medicinas y lograr una consulta con el ginecólogo puede tardar hasta seis meses, según testimonios recabados por este medio de comunicación.


Triste historia


El 10 de octubre de 2007 fue la fecha en que el nuevo Hospital fue inaugurado, pero con el pie izquierdo. El edificio no contaba con los tres servicios elementales para su funcionamiento: no tenía agua potable, energía eléctrica, ni drenaje, y el colmo, el denominado Hospital General de Segundo Nivel de 30 camas, ¡no tenía camas!.


Fuentes cercanas a la Secretaría de Salud dieron a conocer que el día de la apertura los trabajadores “andaban buscando camas para llenar lo que hacía falta y las que tuvieron fueron acarreadas del Hospital Integral de Xicotepec”.


Dos meses antes de su inauguración, el edificio fue recorrido por el entonces secretario de Salud, Roberto Morales Flores, quien fue informado que los trabajos nuevamente estaban en riesgo de ser detenidos, fue entonces cuando el funcionario apeló a fuerzas sobrehumanas para la conclusión del nosocomio: “No se va a parar la obra. Le pedimos al Todopoderoso que así sea”, imploró. La obra se concluyó, pero los ruegos no alcanzaron para echarlo a funcionar y no se ve para cuando pueda ser.

 

El Hospital General, según datos oficiales

 

137 mil 256 habitantes beneficiados
12 consultorios médicos
1 laboratorio de patología clínica
1 Sala de rayos X
1 cubículo de ultrasonido
1 área de urgencia,
2 quirófanos
1 sala de expulsión

30 camas para la hospitalización de pacientes

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas