Euforia, con la historia en contra


Fernando Zulbarán y Rojas

 

A pesar de la Chelismanía y el ambiente eufórico que vive el plantel por volver a una semifinal —cosa que no lograba desde el verano 2001—, la Franja se enfrenta a su talón de Aquiles: los Pumas de la UNAM, a quienes no han podido vencer desde hace 12 años en el Cuauhtémoc. La última vez que lo hicieron fue en el invierno 97 y peor aún los camoteros suman ya 10 años sin conocer la victoria en el césped de Ciudad Universitaria.


Los Chelis’ Boys conocen el peligro que corren al medirse con los universitarios a quienes les sobra experiencia, por lo que José Luis Sánchez Solá decidió cerrar la puertas al entrenamiento de hoy para platicar con sus pupilos y trabajar jugadas a balón parado que han sido estrategia fulminante durante la fase final, teniendo como referencia tanto la precisión de Daniel Osorno en los servicios como la fortaleza y altura de Alejandro Acosta.


Sánchez Solá se ve en la final, pero antes de hacerlo tiene que ganarle a Ricardo Ferreti, a quien no ha podido doblar a lo largo de su corta carrera en Primera División. Llega con la ventaja de haber recuperado a Sergio “Cherokee” Pérez y que el “Tuca” siga sin contar con su referencia en medio campo, Leandro Augusto.


La historia en la Liguilla entre la Franja y los Pumas se remonta 25 años atrás cuando ambos equipos se vieron las caras en los cuartos de final en el torneo 84-85, posteriormente también en semifinales durante la temporada 89-90 y al siguiente año en la 90-91, de ambos enfrenamientos, donde logró el pase a la final y levantó el trofeo de campeón del fútbol mexicano.


Los blanquiazules llegan en desventaja contra los felinos pues los de Ciudad Universitaria batieron a los poblanos en dos ocasiones, mientras que sólo dejaron ir el pase en una ocasión. Todas las ocasiones en las que estas dos instituciones han peleado por la gloria deportiva, el juego de ida se ha dado en el Cuauhtémoc y el de vuelta en Ciudad Universitaria.


El primer choque en la antesala de la final entre los poblanos y los capitalinos se dio durante la semifinal de la campaña 89-90, cuando el equipo angelopolitano era comandado por Manuel Lapuente y tenía como artillero a un fulminante Carlos Poblete. El Puebla llegaba como tercer lugar mientras que los universitarios se sembraron como segundos en la general, la Franja arrolló a los felinos y se consagró como campeón esa temporada.


Un año después la revancha para los de la Máxima Casa de estudios se presentó y el resultado fue adverso para los camoteros cayendo en el Cuauhtémoc y en Ciudad Universitaria, dejando que Pumas alzara el trofeo por tercera ocasión con un golazo de su actual entrenador “Tuca” Ferreti.

 

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas